lunes, 30 de marzo de 2020 15:56 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
FÚTBOL: empate a uno en Rusia

El Barça de Guardiola sigue sin poder ganar al Rubin Kazan

El equipo blaugrana dominó el encuentro de principio a fin, pero el muro defensivo ruso y un tanto de penalti de Noboa hicieron saltar las dudas en el conjunto de Guardiola. Villa, también desde los once metros, puso el empate definitivo en el regreso de Messi a la competición.

Archivado en: FC Barcelona, Liga de Campeones, Rubin Kazan, Villa

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

David Villa anotó el gol del empate, el 400 del Barça en la Copa de Europa

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es/Francisco Quirós
29/9/2010 - 20:20

Llegaba el Barcelona a Kazan con la certeza del regreso de Messi aunque el argentino no iba a poder ayudar de inicio a derribar el gafe del Rubin, un equipo que el año pasado le impidió al Barça sumar cinco puntos en los dos partidos que jugaron. La baja del '10' azulgrana estaba cantada, pero Guardiola sorprendió introduciendo a Mascherano en el once en detrimento de Keita.

Con menos frío que en el encuentro del año pasado, pero con el mismo guión, el Barça buscó la victoria desde el primer momento. La posesión se convirtió en un monopolio del equipo de Guardiola. Xavi e Iniesta llevaban la manija del partido y Pedro y Villa ponían la mordiente en ataque. Por su parte, los locales optaron por poner dos líneas muy juntas en las inmediaciones de su área.

Con el paso de los minutos, el partido se convirtió en un ejercicio de paciencia para el toque del Barça. Cambios de orientación, paredes, combinaciones... nada conseguía abrir un hueco en el muro defensivo del Rubin hasta que en el minuto 12 Pedro estrelló en el larguero una buena asistencia de Villa. El 'Guaje' tomó la responsabilidad en el ataque y estuvo muy activo durante todo el encuentro. A partir de aquí, el encuentro se estabilizó.

De Valdés no se tenían noticias hasta que al filo de la primera media hora de partido Alves cometió penalti sobre Kaleshin. El ecuatoriano Noboa fue el encargado de asomarse hasta los once metros para batir a Valdés e inaugurar el marcador. Parecía increíble después de los méritos exhibidos por unos y otros, pero la maldición del Barça en Kazan seguía vigente.

MESSI ENTRA AL RESCATE
Tras el paso por los vestuarios, el Rubin se reafirmó en su papel de equipo contragolpeador. El 1-0 que campeaba en el marcador ayudaba a los hombres de Berdeyev a mantener su muro defensivo para intentar consumar otra sorpresa en la Liga de Campeones. Sin embargo, el Barça cambió un poco su disposición y eso se dejó notar en el partido.

Lejos del ritmo anodino de toque de la primera parte, el Barça comenzó a mover el balón con más velocidad y los rusos empezaron a sufrir. A los 14' de la reanudación llegaba el premio para la insistencia del equipo de Guardiola. Salukvadze trabó en el área a Iniesta y Villa se encargó de anotar el tanto del empate, el número 400 del Barcelona en la historia de la máxima competición continental.

Poco después Guardiola se la jugaba a una carta. Mascherano dejaba su sitio en el campo a Messi quien volvía a los terrenos de juego diez días después de su lesión ante el Atlético de Madrid. Rápidamente se dejó notar el argentino. Primero en el minuto 71 con un vaselina que se marchaba fuera y después con un lanzamiento de falta que se fue por encima del larguero de la portería de Ryzhikov.

MARTINS, A PUNTO DE CAMBIAR EL DECORADO
Con el desgaste de Karadeniz, el técnico local dio entrada al nigeriano Obafemi Martins para buscar un nuevo gol al contragolpe. En la recta final del partido, el africano estuvo a punto de dar la razón a su entrenador. En el minuto 83 primero y en el 87 después con un chut al palo, el nigeriano hizo albergar esperanzas a sus aficionados de ganar el encuentro.

La última la tuvo el Barça. Iniesta, el genio de Fuentealbilla, tira dos paredes en la frontal del área pero su golpe exquisito no encuentra portería. Fue el epílogo de un partido que deja contento al Rubin y no tanto al Barça.

 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres