martes, 16 de julio de 2019 09:41 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
CRÓNICA: LIGA ACB (79-84)

Carlos Suárez maquilla la anarquía madridista en un triunfo balsámico ante Asefa Estudiantes

El Real Madrid se llevó el primer partido de la Liga ACB 2010-2011, un apasionante derbi madrileño contra Asefa Estudiantes (79-84) en el Palacio de Deportes, nuevo feudo colegial. Los blancos estuvieron más acertados en los instantes finales del encuentro, emocionante y con alternativas. Carlos Suárez fue el mejor sobre la cancha.

Archivado en: baloncesto, ACB, Real Madrid, Asefa Estudiantes, Palacio de Deportes, Madrid, Carlos Suárez

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Suárez se salió contra su ex equipo.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es/Marcos Blanco
30/9/2010 - 23:38

Tras un primer cuarto igualado, los colegiales marcaron las diferencias antes del descanso, pero el equipo de Messina, más por la calidad individual de sus hombres que por el juego realizado, se puso por delante en la reanudación. Liderado por un brillante Carlos Suárez (21 puntos, 5 rebotes, 4 triples, 29 de valoración) obtuvo el triunfo, no exento de sufrimiento cuando el reloj agonizaba.

Todo un clásico del baloncesto español suponía el comienzo de la temporada en la Liga ACB 2010-2011. Asefa Estudiantes, que ha trasladado su feudo del Telefónica Arena al Palacio de Deportes, recibía en el primer encuentro liguero al Real Madrid con el habitual morbo que supone este partido para el público y numerosos alicientes sobre el parqué. Sergio Rodríguez y Carlos Suárez, ‘peseteros' para la afición colegial, se enfrentaban por primera vez al equipo estudiantil, lo hacían vistiendo la camiseta madridista y ambos conjuntos ponían a prueba la verdadera dimensión de sus nuevos proyectos, que ofrecían cinco caras nuevas en cada una de las plantillas.

Los blancos llegaban con la necesidad de limpiar la mala imagen que dieron en la Supercopa. Por su parte, Asefa Estudiantes debutaba ante su gente con un equipo remodelado. Las bajas de Suárez, Canner-Medley, Popovich o Lofton han supuesto una gran remodelación en el grupo de Luis Casimiro, que busca un equipo sólido de cara a una ilusionante campaña con la participación del club en la Eurocup. La pasada temporada no supieron lo que era ganar hasta la sexta jornada, mientras que el Real Madrid sumó once victorias seguidas. Pura historia. El presente manda.

EXCEPCIONAL AMBIENTE

Con un ambiente excepcional en las gradas (13.000 espectadores), los dos equipos salieron a la pista. Oliver, Ellis, Welsch, Clark y Asselin configuraban el quinteto colegial de salida. Messina ponía a Sergio Rodríguez, Llull, Suárez, Felipe Reyes y Fischer. Como sucedió durante todo el encuentro, la intensidad marcó los primeros compases del enfrentamiento. Aciertos ofensivos de índole individual se combinaban con errores propios del exceso de adrenalina o el comprensible arranque de la competición. Por lo tanto, ningún equipo se despegaba en el marcador. Sergio Rodríguez destacaba en los primeros minutos (9 puntos en el primer cuarto) y Velickovic aportaba su granito de arena. Welsch y Granger comandaban el ataque estudiantil (6 puntos cada uno). El equipo de Casimiro no daba la talla en el balance defensivo, pero, poco a poco, dotaba de frescura a su juego frente a la anarquía madridista. Al término de los primeros 10 minutos, máxima igualdad (23-23).

Asefa Estudiantes salió muy entonado en el segundo período, la movilidad en el juego interior colegial hacía daño una y otra vez al Real Madrid hasta el punto de que Reyes cometió su tercera falta personal. El recital de Germán Gabriel (10 puntos en el segundo período para un total de 12 y 18 de valoración) estaba en marcha. Ahora encesto, ahora asisto. Balón por aquí, balón por allá. Toda una lección de fundamentos. Asselin y Jasen acompañaban en la faena. A falta de dos minutos para el descanso, los locales conseguían la máxima diferencia del partido a su favor (42-31). Llull salía al rescate madridista con dos jugadas propias de su categoría. Messina no sabía qué hacer con los suyos, pero el Real Madrid maquillaba una aparente tragedia al descanso (44-39). Sergio Rodríguez perdía fuelle (11 puntos), en detrimento de Llull y Suárez (6 cada uno), que iba entrando en el partido.

SUÁREZ ENTRA EN ACCIÓN

Asefa Estudiantes salió con fuerza en el tercer cuarto, capitaneado por la excelente labor de Asselin hasta conseguir siete puntos de ventaja (48-41). Sin embargo, el Real Madrid remontó, igualÓ el choque a 49 y Carlos Suárez, muy enchufado, puso a los blancos tres arriba (49-52). El ex jugador de Asefa Estudiantes tomó las riendas del equipo blanco (12 puntos en estos 10 minutos) y anotó hasta tres veces más allá de la línea de 6,75. La fatiga estudiantil, un descenso en la concentración local y la cuarta falta personal de Asselin, que hizo mella en el juego interior local, disminuyeron el rendimiento colegial. Reyes lo aprovechó con creces. Un par de aciertos en el tiro exterior mantenían al ‘Estu' en la guerra deportiva, pero con cinco puntos de desventaja (57-62) a falta de 10 minutos. Los blancos no ponían de manifiesto un aceptable juego colectivo. Messina movía piezas a diestro y siniestro, a veces falto de sentido común, pero el Real Madrid tenía mejor aspecto psicológico y físico que su rival.

UN FINAL VIBRANTE

La temperatura seguía subiendo en el Palacio de Deportes y Asefa Estudiantes era incapaz de acercarse a los blancos, Sergio Sánchez irrumpía en los colegiales como una positiva sorpresa, pero Llull ponía al Real Madrid siete puntos por delante con un triple (65-72). Debido al intercambio de canastas, la misión parecía muy complicada para los chicos de Casimiro. Tres acciones explosivas del cuadro estudiantil colocaban la igualada (72-72). Suárez, de nuevo decisivo, ponía el cuarto lanzamiento de tres en su cuenta personal, Llull tomaba el relevo del '8' blanco y Reyes pedía paso para el trío de ases. Rebote y canasta propia de un pillo bajo los tableros para colocar el 76-80 en el electrónico.

Entonces, llegaron las faltas y el esperpento en los tiros libres. Asselin falló uno, Reyes dos, Garbajosa otros dos, Welsch uno más y Tucker hizo lo propio. Entonces, Oliver metió el primero (79-81), erró el segundo y una mano colegial despejó el balón se fue fuera. Balón para el Real Madrid. El despiste defensivo local provocó que Garbajosa encestase solo como si se un contraataque se tratase, Reyes aumentó su cuenta y se acabó lo que se daba (79-84).

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres