miércoles, 23 de septiembre de 2020 19:20 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
reportaje: emprendimiento

La gran incubadora de ‘startups’

Del 6 al 8 de octubre se celebrará una nueva edición del South Summit, un evento que reúne a lo más granado del panorama internacional en cuanto a emprendimiento. Entre los 100 finalistas que representan a 25 países, 30 son de origen nacional, con la Comunidad de Madrid como referente.

Archivado en: emprendedores, startups, South Summit

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

A la izquierda, Daniel Olmedo; a la derecha, Miguel Escobar

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Francisco Quirós Soriano
11/9/2020 - 00:09

La palabra crisis en el idioma chino está formado por dos caracteres, uno significa peligro y el otro oportunidad. A este último concepto parecen acercarse los miles de emprendedores que hay en España, un colectivo donde muchas veces la edad no está reñida con la falta de experiencia o conocimientos.

Un termómetro más que fiable para determinar la salud de las ‘startups' españolas es el South Summit 2020, el encuentro líder del ecosistema del emprendimiento y la innovación, que se celebrará en Madrid del 6 al 8 de octubre, y que cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de la capital. El comité organizador ha seleccionado a 100 proyectos como finalistas, de los cuales un 30% son de origen español, con la Comunidad de Madrid (con 15 ‘startups') liderando el ranking nacional.

EN DETALLE
GENTE ha escogido a dos de esos proyectos para conocer el camino que les ha llevado hasta aquí. Charlamos con Miguel Escobar y Daniel Olmedo, COO & Founder de Komodore y CEO y Cofundador de Cloudware, respectivamente.

¿Cómo surgieron las ideas de vuestras 'startups'?

Miguel Escobar (Komodore):
Komodore surge de la experiencia de haber estado gestionando apartamentos turísticos en Mallorca y al final se identificó el problema de que había muchas tareas repetitivas en la gestión de huéspedes. Se intentó automatizar esas tareas, siempre con la premisa de no perjudicar a la experiencia del cliente final, sino todo lo contrario.

Daniel Olmedo (Cloudware): El proyecto empezó entre algunos amigos de universidad, en los últimos años de la facultad y luego en los diferentes trabajos que teníamos, en horario fuera de oficina y los fines de semana. El proyecto en sí nace de la idea personal de que cuando estaba en la universidad quería jugar a ciertos videojuegos que salían de última generación pero como tenía un ordenador bastante malo no podía. Se me ocurrieron ideas de buscar en internet una tarjeta gráfica extraíble para conectarla al ordenador. De esas ideas locas surgió el pensamiento de que igual que ha habido una transición digital, por ejemplo en la música, donde se ha pasado del iPod a Spotify, o en las películas donde antes tenías que tener un DVD y ahora están Netflix, HBO o Amazon Prime, por qué no hacer algo similar en la industria del gaming, que es el tercer pilar de entretenimiento y que todavía no ha pasado por ahí.

¿Cuánto tiempo lleváis trabajando en ellas?
M. E.: Desde el 2018. Ahí se constituyó la empresa, ganamos el ‘Explorer UPF' de ese año y luego sucesivamente entramos en lanzadera.

D. O.: Le dedicamos mucho tiempo fuera de oficina, entre medias captamos una ronda de financiación que nos ayudó a trabajar con empresas externas y a hacer la propia plataforma y no fue hasta la segunda ronda de financiación cuando nos pudimos dedicar plenamente al proyecto, tener un salario dedicado a ello. Esto lleva siendo así desde abril de 2019.

Más o menos, ¿cuántas personas estáis implicadas ahora mismo en el proyecto?

M. E.: Cuatro personas trabajando y luego tenemos varios advisors que nos ayudan en el día a día, cada uno en el campo que está especializado. Hubo un momento en el que hemos sido más, pero con la Covid-19 sí que hemos tenido que hacer recortes.

D. O.: Digamos que somos ocho personas en el equipo, cuatro de ellos estamos desde el comienzo y los otros cuatro han llegado a través de la nueva ronda de financiación que logramos en plena pandemia.

"Estar en el South Summit nos dará más visibilidad y también nos permitirá
estrechar lazos y conocer experiencias de otros emprendedores" 

Respecto a Komodore, la Covid-19 se ha cebado especialmente en el turismo, que os toca de lleno, ¿en qué medida os ha afectado?

M. E.: La pandemia ha traído una de cal y otra de arena. Por una parte lo que es la necesidad de la digitalización dentro del sector está beneficiando a soluciones como la nuestra, sin embargo, a pesar de que esta digitalización se ha convertido en algo imprescindible para los negocios de los alojamientos turísticos, sigue sin haber un arranque de la actividad desde que comenzó el asunto de la Covid, es decir, que a pesar de que nos han llegado más solicitudes y haber más gente interesada en las soluciones que ofrecemos, al no haber arrancado la actividad nos está generando los problemas a la hora de terminar de formalizar los contratos.

En cambio para Cloudware ha habido muchos sectores que se han visto afectados por la Covid-19, ¿es el gaming un oasis en medio de este desierto?

D. O.: En la parte previa a la Covid y durante el confinamiento fue cuando tuvimos nuestro crecimiento orgánico más grande. Empezamos en octubre de 2019 una prebeta gratuita para que la gente que se registrara pudiera probar la experiencia de manera gratuita. Ahí queríamos demostrar que podíamos captar a gente interesada en el servicio, que lo iban a usar de manera recurrente. Desde octubre y hasta abril esas métricas atrajeron a nuestro actual ‘Venture Capital', conseguimos captar a un total de más de 10.000 usuarios. Una de las partes donde el crecimiento se hizo más exponencial fue en las últimas etapas del confinamiento, porque al fin y al cabo es un servicio digital, que la gente puede usar estando en casa y es un entretenimiento nuevo para muchas personas. Es una persona que haya muchas empresas que se hayan visto afectadas negativamente por la pandemia, y eso no es nada bonito de decir, pero nosotros estamos contentos con los resultados que estamos teniendo.

La incidencia de la pandemia ha sido desigual para estas dos 'startups': el parón
del sector turístico contrasta con el crecimiento de los videojuegos

¿Qué ha sido lo más difícil para unos emprendedores como vosotros?

M. E.: Emprender siempre es dar dos pasos hacia delante y uno hacia atrás. Hay muchas trabas. La primera de ellas, siguiendo la cronología, empecé la empresa yo solo con muchas ganas y pasión, pero te acabas dando cuenta de que hay varios factores imprescindibles, como el equipo, que costó encontrarlo porque hasta que no pasó un año no se pudo incorporar Roberto. Al final se tiene que ir muy rápido y para ello se necesita financiación. Al final las rondas de financiación no siempre se pueden lograr a través de métricas y eso es un pescado que se muerde la cola, en el que parece que se va a acabar el mundo en 24 horas. Más que el problema, yo lo llamaría el gran reto.

D. O.: Toda ronda de financiación tiene sus complicaciones, en cada una tienes unas herramientas diferentes. Cuando empiezas tienes una sola plataforma y cuando estás en un paso más avanzado la exigencia es mucho mayor con los inversores que tienes. La parte más complicada y de la que estamos más contentos es de haber podido captar un fondo de capital riesgo, es como la barrera donde muchas ‘startups’ fracasan, de cada 1.000 proyectos que un ‘Venture Capital’ analiza en toda su existencia invierten en cuatro o cinco. Esto nos pone en otro nivel ahora mismo.

A nivel burocrático, ¿cómo ha sido poner esto en marcha?

M .E.: Sí que es un proceso largo, pero no te impide trabajar, sobre todo en el tema de la constitución. Tengo entendido que este proceso en otros países como Alemania o Reino Unido es un trámite muy básico que se hace en una mañana y aquí es verdad que dura 15 días. Cuando no sabes cómo se hacen las cosas te pueden denegar trámites. A lo largo de estos años hemos hecho dos ampliaciones de capital y es exactamente lo mismo: tienes que ir al Registro Mercantil, a una notaría, hablar con abogados... Obviamente se podría agilizar mucho más, pero personalmente no lo considero el mayor problema que podemos tener.

Daniel, el sector de gaming sigue ganando adeptos, ¿vislumbráis un techo y teméis que se estanque el proyecto?

D. O.: Creemos que el mercado del gaming antes ya tenía cierta segmentación, pero que ahora se va a segmentar aún más. Antes la barrera de entrada era muy alta, tenías que tener la capacidad de poder construir videoconsolas en todas las partes del mundo y distribuirlas. Ahora eso se va a poder hacer a través del cloud, y eso hace que haya más competidores. El techo es la industria entera del gaming, cualquier tipo de usuario que tenga un ordenador o una consola puede sentirse atraído por nuestro proyecto. Ofrecemos un nuevo modelo de consumo, es decir, dar una experiencia diferente a lo que el usuario ha tenido hasta ahora. Nuestro proyecto, en este sentido, es bastante ambicioso, porque no queremos atacar un nicho concreto, sino que queremos abordar toda la industria, lo saben nuestros inversores y nuestros usuarios.

"La parte más complicada es la de conseguir financiación.
De cada 1.000 proyectos, un 'Venture Capital' solo atiende al final a 4 o 5" 

Miguel, ¿crees que el turismo volverá a los niveles de años precedentes aquí en España, o que vamos a ver un modelo totalmente diferente?

M. E.: Yo sinceramente, cuando hablan de modelos diferentes no entiendo cuáles son, si vamos a ir con cajas de realidad virtual o algo así. Creo que van a cambiar las cosas, de lo que ha traído la crisis del coronavirus ha habido cosas positivas y negativas, lo positivo es que se ha agilizado el proceso de digitalización en todos los sectores, eso llevará a menos contacto humano en aspectos como el check-in y también va a cambiar el mercado, van a aparecer nuevos competidores. Al final, las ganas de viajar no han disminuido, sino todo lo contrario.

Estáis entre los finalistas del South Summit. Imagino que todo este tipo de reconocimientos es un espaldarazo más para seguir adelante.

M. E.: Todos los premios dan visibilidad y algo más, como una buena red de contactos o una recompensa económica. Hace dos semanas ganamos otro premio con el Banco Santander, y estamos encantados, por la repercusión y los contactos. Siempre lo digo, lo mejor de este camino es la gente que conoces.

D. O.: Hemos estado muchos años en South Summit simplemente como invitados, nunca habíamos participado. Este es el primer año que formamos parte de los 100 finalistas y la verdad es que es un honor, porque el porcentaje de startups nacionales en comparación con las internacionales es bajo, la competencia es muy alta.

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres