miércoles, 5 de octubre de 2022 02:20 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
entrevista

Bego, La Ordenatriz: "Solemos guardar muchas cosas por consumismo pero también por apego"

La ‘influencer' de referencia sobre orden y limpieza recoge en un libro unos consejos útiles para ahorrar tiempo y hacer las tareas domésticas más sencillas.

Archivado en: entrevistas, La Ordenatriz

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar
Bego, La Ordenatriz

Bego, La Ordenatriz · CARLOS RUIZ

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

F. Q. Soriano
23/9/2022 - 00:02

Las obligaciones laborales, el cuidado de los hijos... La lista de quehaceres cotidianos es tan larga y estresante que, en muchas ocasiones, acabamos descuidando otras tareas, especialmente aquellas que tienen que ver con el hogar. Esta realidad convierte a perfiles como el de Bego, La Ordenatriz (@la_ordenatriz, en Instagram) en un espacio de referencia. Su relevancia creciente encuentra una nueva ventana en forma de libro, ‘Limpieza, orden y felicidad' (editorial Planeta), en el que aporta "pequeños trucos para solucionar grandes desastres".

Con casi 570.000 seguidores en Instagram y tras muchos consejos publica este libro. ¿Qué le ha llevado a dar este paso?
Mi cuenta no era nada conocida hasta el año pasado. En agosto de 2021 salté a los 100.000 seguidores, pero un poco antes me habían contactado de dos o tres editoriales para publicar un libro. No me veía capaz y no lo veía necesario. Sin embargo, este año me llamó Planeta y me lo comencé a creer. Ha sido un proceso que ha ido del desánimo y el sentimiento de incapacidad a hacerlo. Hoy ya es una realidad, es increíble.

¿Ha servido este trabajo para ser consciente de todo el conocimiento que tiene sobre esta materia?
Sí. Al principio me centraba en el orden, quería darme a conocer como organizadora profesional, pero llegó la pandemia y observé que veíamos más los errores de las casas, así que había que buscar soluciones. Empecé a ofrecer consejos. Auné sabiduría de hace años con los trucos que he ido descubriendo de la mano de los seguidores. Un arreglo de algo de la casa puede surgir una sola vez en la vida, pero las manchas están siempre, la casa es infinita y las manchas también. Creo que por eso la gente empezó a ver necesario el perfil.

"Tener siete hijos me ha dado la oportunidad de ser más eficaz" 

Insiste en el libro en que no hay que juzgar a la gente por cómo esté su casa. No solemos valorar el mensaje psicológico que hay detrás del desorden en el hogar.
Exacto. En el libro cuento que siempre hay un proceso. La vida es dinámica, evolucionamos, y creemos que esa evolución siempre es para bien, que tenemos que estar perfectos. Cuando uno ve el desorden y se le viene el mundo encima, es ahí cuando empieza a poner remedio. Ni siempre tenemos el tiempo necesario ni siempre necesitamos lo mismo. Puede haber personas que estén nerviosas porque estén cambiando de trabajo o vayan a tener un hijo... Es un proceso, por qué nos vamos a juzgar, no debemos machacarnos.

Otro mensaje en el que insiste: es imposible mantener la limpieza las 24 horas. ¿Es este el gran error que cometemos, el de obsesionarnos con un objetivo inalcanzable?
Muchas veces queremos tener la casa perfecta, pero a la vez usarla y, por ejemplo, estar cocinando. La cocina, en teoría, siempre está recogida, ordenada y limpia, pero la ensuciamos. El desorden viene cuando no guardo lo que uso. Esto quizás es lo más difícil porque vivimos en la inmediatez.

¿Hasta punto qué influye el éxito que tiene entre sus seguidores el hecho de ser madre de siete hijos, por aquello de predicar con el ejemplo?
Creo que piensan que no me asusto de nada, que en esta materia lo habré visto casi todo. Los pantallazos que pongo son anómimos, da igual, solo es un problema al que estamos poniendo solución. Eso hace que la gente se anime, que vea que las cosas que les suceden son normales. En redes parece que estamos obligados a ser perfectos y a mostrar solo lo bonito; la mancha es fea, es una realidad, y yo lo muestros. Creo que eso a la gente le gusta. Tengo siete hijos, es mucho follón y muchas manchas, pero también me ha dado la oportunidad de investigar más y ser más eficaz.

"La mancha es fea, pero es una realidad y yo también la muestro" 

El segundo capítulo se titula 'El armario de la limpieza'. Alguien podría pensar que el suyo está repleto de productos.
He ido demostrando en redes que se pueden usar las mismas cosas para cosas diferentes. Un ejemplo es la laca de pelo, que también nos sirve para quitar un desteñido o un pegamento que lleva ahí años. He intentado investigar para que nos cunda lo que tenemos y, además, usarlo. Ese es el buen orden: tener poco, pero usarlo todo. Muchas veces vamos comprando remedios específicos que se nos acaban olvidando, creando un problema de espacio y de dinero por el gasto.

Explica en su filosofía que si hay algo que llevamos un año sin usar nos debemos plantear desprendernos de ello. ¿Por qué nos cuesta tanto dar ese paso, es una cuestión de apego o de consumismo?
Creo que las dos cosas van unidas. Tenemos un exceso de consumismo, nos apetece lo que se lleva, sobre todo en ropa. Luego está el apego. Quizás la mente nos dice que hay algo que llevamos sin usar años, pero nos da pena tirarlo porque perteneció a alguien querido. Ahí está mi papel: ser la amiga que no critica, pero enseñando a usar el espacio, que es finito. Muchas veces me encuentro con personas que me dicen que tienen pocos armarios. No. Normalmente tenemos exceso de cosas. Tenemos demasiados 'por si acaso'.

Volviendo a su filosofía asegura que cada mancha tiene su remedio. ¿Hay alguna que se le haya resistido especialmente?
Hay dos manchas a las que no he logrado encontrar solución. Una es la lejía, que en realidad no es una mancha sino una decoloración. Sigo investigando en ello, así que a ver si hay una segunda parte del libro, que creo que se vendería sola si logro dar con la solución de las manchas de lejía. Hay una segunda mancha que se me resiste. Se lleva mucho el cuero ecológico, que imita a la piel, se mancha al estar en contacto con otras prendas. No he conseguido dar con el remedio.

De los mensajes y consultas que le llegan por redes sociales, ¿hay alguna que se repita más que otra?
En mis redes, los post que voy poniendo son estacionales porque veo que es lo que más demanda la gente. Por ejemplo, nos surge el problema de que la nevera huele mal cuando ha dejado funcionar y no estamos en casa. Intento anticiparme en cada momento del año porque no me da tiempo a responder a todo el mundo.

"En los armarios tenemos demasiados ‘por si acaso'" 

Y a modo de anécdota, ¿ha habido alguna consulta muy peculiar que le haya llegado?
Ha habido de todo, incluso alguna que no puedo contar. Ha habido algunos mensajes muy bonitos, de gente que estaba atravesando un momento complicado y me ha escrito para decirme que gracias a mi cuenta se había dado cuenta de que no podía seguir así y que le había ayudado en el trabajo del día a día. A modo de anécdota, me han llegado a preguntar cómo tratar los hongos de los pies o cómo desmontar el salpicadero de un coche para limpiarlo. En parte es bonito porque demuestra que me tienen mucha fe, pero no me meto en camisas de once varas, sobre todo con lo que está relacionado con la salud.

¿Hay algún punto de partida para evitar que el estrés habitual de lunes a viernes desemboque en un fin de semana lleno de tareas domésticas?
Como vamos tan corriendo no somos conscientes de lo que vamos dejando atrás. Si dedicamos 10 o 15 minutos por la mañana nos puede hacer muy agradable la vuelta a casa, como tener la cama hecha o la lavadora programada. La casa necesita tiempo, sería perfecto hacerlo en el día día a día, pero entiendo, y se nota mucho en las dudas que me llegan, que la gente se pone con ello el fin de semana, que es cuando tiene más tiempo.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres