miércoles, 23 de septiembre de 2020 13:00 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
REPORTAJE: CATÁSTROFE MEDIOAMBIENTAL

Un paisaje desolador en aquel corazón verde de Guadalajara

El incendio provocado por una barbacoa en los Pinares del Ducado de Medinaceli (Guadalajara) arrasó con 13.000 hectáreas y 11 personas fallecieron durante las labores de extinción. La catástrofe medioambiental destruyó 10 millones de árboles, además de aniquilar el medio de vida para muchos habitantes de la zona. Visitamos el lugar de los hechos, con la Fundación 'Apadrina un Árbol'.

Archivado en: España, Guadalajara, incendio, visita, reforestación

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar
Paisaje de la zona afectada por el incendio de Guadalajara

Labores de reforestación en la zona arrasada por las llamas.

Más de 10.000 millones de árboles desaparecieron tras el incendio que tuvo lugar hace tres años

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Marcos Blanco
04/6/2008 - 11:54

"En cuanto subamos esta pendiente, todo lo que van a ver hasta el horizonte era un inmenso pinar y fue arrasado por las llamas". Alicia, técnico de medio ambiente de la Fundación 'Apadrina un Árbol' nos advertía del impacto visual que íbamos a contemplar.

El autobús había sobrepasado el núcleo central de Mazarete (Guadalajara) y tras subir una pequeña cuesta la panorámica era, y es, desoladora. Cerca de 13.000 hectáreas se quemaron en este espacio, conocido como los Pinares del Ducado de Medinaceli. Además, once personas fallecieron en esta tragedia humana y medioambiental, que duró cuatro días y tuvo lugar en junio de 2005.

La regeneración de la zona tardará casi 50 años pero las instituciones autonómicas, provinciales y locales están colaborando para acelerar este duro proceso. El enclave geográfico, situado en la Comarca del Molino de Aragón, tiene una densidad de población similar a la de Siberia (0,4 habitantes por kilómetro cuadrado), y la desaparición de esta zona de gran riqueza medioambiental no sólo supone para los nativos la pérdida de un paisaje extraordinario. También ha dañado la situación socio-económica de la comarca. Ha desaparecido la caza, la resina... La industria se ha resentido, al igual que los corazones.

El suelo del 80% del municipio de Mazarote está quemado y esta situación es similar en numerosas localidades próximas. Del mismo modo, el Parque Eólico de Maranchón ha transformado el entorno. Afortunadamente, el Parque Natural del Alto Tajo no se vio afectado por el incendio, pero solamente hace falta desplazarse 15 kilómetros para sentir cómo eran los Pinares del Ducado de Medinaceli antes del incendio.

LA EMOCIÓN DE LOS VECINOS

Para quienes desconocemos la comarca y simplemente queremos saber lo sucedido, el testimonio de Francisco Javier Ayuso deja huella. "No os podéis imaginar lo que era esto", repite este cocinero de 49 años, natural de Hita (Guadalajara) y que nos acompañó durante toda la jornada. Conocía a una de las personas que falleció en el incendio y aplaude el trabajo de la fundación Apadrina un Árbol. "Espero que dure", añade. Al rato, lágrimas melancólicas se asoman por sus ojos. Consigue evitarlas. "No volveré a ver el terreno como estaba", asegura. Muchos de los vecinos de la comarca acuden hasta allí para ayudar en las labores de reforestación. Les cuesta mucho mantener la compostura al otear el horizonte.

La implicación medioambiental pretende conseguir que el inmenso pinar vuelva a ser el que era cuanto antes. La Fundación Apadrina un Árbol ha puesto en marcha un ambicioso proyecto para salvar este enclave, que en su día fue una belleza verde y ahora parece un desierto.

 

 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres