martes, 14 de julio de 2020 03:52 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Jaén

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos

Tribunales.- La anciana rechaza que diera permiso a su pareja octogenaria para que se quedara con su patrimonio

La mujer, de 78 años, a la que supuestamente su pareja, un octogenerio le arrebató 1,2 millones de euros mientras ella estaba en la UCI ha reconocido que le otorgó dos poderes notariales para que la representara, pero ha rechazado ante el tribunal que juzga la causa en la Audiencia de Jaén que ella le autorizara a quedarse con 1,2 millones de euros procedentes de la venta de una fábrica de aceite.

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

30/6/2020 - 13:24


JAÉN, 30 (EUROPA PRESS)

La mujer, de 78 años, a la que supuestamente su pareja, un octogenerio le arrebató 1,2 millones de euros mientras ella estaba en la UCI ha reconocido que le otorgó dos poderes notariales para que la representara, pero ha rechazado ante el tribunal que juzga la causa en la Audiencia de Jaén que ella le autorizara a quedarse con 1,2 millones de euros procedentes de la venta de una fábrica de aceite.

Ha señalado que le otorgó los poderes para que el acusado fuera su "capote" porque ella en esos momentos no estaba "muy bien", pero ha insistido en que firmó el poder ante notario para que la representara y sin saber "la amplitud que tenía el poder" ya que "yo siempre he gestionado lo mío y he ido a los bancos sola".

El problema vino cuando ella entró en la UCI al poco de haber firmado la venta de una fábrica de aceite por 2,7 millones de euros. Entonces, según la víctima, el acusado "se tomó carta blanca" y pensó que "ancha es Castilla", de ahí que pidiera el abono de dos pagarés por valor de 1,2 millones de euros.

La anciana ha reconocido que con el acusado, primo-hermano suyo, había una relación "sentimental", que ella misma ha definido como de "conveniencia" porque "yo estaba tan sola como él y así nos hacíamos compañía", aunque ha señalado que nunca quiso casarse con él y que hasta en tres ocasiones se echó para atrás.

"Pensaba que era decente porque era de mi familia", ha dicho la anciana y ha incidido que con todo lo que ha pasado se ya ha dado cuenta de que el acusado "no se portó bien" y que "más que ir a verme al hospital, lo que hacía era ir a ver si me moría".

También han declarado los hijos de la anciana, que han apuntado que interpusieron la denuncia ante "las sospechas" de los movimientos que estaba llevando el acusado y también porque la asistenta de su madre les dijo que había escuchado por teléfono como el acusado le decía a alguien "corre que estos se están dando cuenta".

Por su parte el acusado declaró este lunes en el juicio y dijo que tenía permiso de ella para poner a su nombre lo que quisiera porque él para ella era "el amor de su vida" y además ella "estaba hasta el gorro de que los hijos la tuvieran arruinada".

La Sección Tercera de la Audiencia de Jaén juzga desde este lunes J.M.C.S., de 86 años, que lleva desde abril de 2019 en prisión provisional esperando a la celebración del juicio por apropiarse de bienes de una anciana, de 78 años, y de hacerlo mientras ésta se encontraba ingresada en la UCI.

El anciano no está solo en el banquillo, le acompañan otras cinco personas a las que supuestamente, según el Ministerio Fiscal, usó de testaferros para ocultar el dinero del que presuntamente se había apropiado.

Los hechos, según relata el Ministerio Fiscal en su escrito de calificación provisional al que ha accedido Europa Press, se remontan a mayo de 2011 y enero de 2018 cuando la anciana otorgó dos poderes en favor del acusado para que colaborara en la gestión de su patrimonio y de su empresa.

El 20 de enero de 2019 la anciana ingresó en la UCI del Hospital de Jaén aquejada de un problema cardiaco que la mantuvo ingresada hasta el mes de marzo.

Fiscalía sostiene que dos días después del ingreso de la anciana en la UCI y "con el único fin de enriquecerse ilícitamente", el acusado transfirió a su nombre un vehículo de alta gama. Asimismo, otorgó escritura de venta a su favor del usufructo vitalicio de una finca en Martos donde se explotaba una cantera por la que la anciana percibía una renta mensual de casi 6.000 euros.

Procedente de la venta de una almazara, el acusado "con la única finalidad de hacer propio todo el patrimonio" de la anciana, presentó a descuento dos pagarés por valor total de 1,2 millones de euros. "Con el fin de ocultar el dinero y su origen", el acusado realizó diversas transferencias a los otros cinco acusados. De todo el dinero transferido solo se ha podido recuperar 300.562 euros.

Los hechos han sido calificados por el Ministerio Fiscal como un delito continuado de apropiación indebida y un delito de blanqueo de capitales. Mientras que para el octogenario se le reclama seis años de prisión como autor de los dos delitos más multa de dos millones de euros y otra multa más de 18.000 euros, para el resto de los acusados se solicitan penas de entre tres y cuatro años de prisión sólo por el delito de blanqueo de capitales, además de diversas multas.

El Ministerio Público también interesa la declaración de nulidad de la transferencia del vehículo y de la escritura de venta del usufructo vitalicio de la finca de Martos.

El juicio está previsto que quede visto para sentencia este miércoles cuando las partes expongan al tribunal sus informes.
añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres