Deliciosa Martha

Sandra Nettelbeck, 2001. Martha tiene más de treinta años y la vemos en la cocina de uno de los mejores restaurantes de Hamburgo, entre una docena de hombres y mujeres de blanco, que cocinan o sirven a los clientes. Todos se dirigen a ella porque es el chef, y ella responde, ordena, coordina. Es meticulosa y perfeccionista, celosa del secreto de sus recetas exquisitas, halagada por una clientela que se deshace en elogios. Pero Martha está sola y vive sola. No tiene amigos ni familia. Y todo lo que sabe de cocina lo desconoce del corazón humano: por eso es inflexible y cortante, desconfiada y suspicaz. En su dolorosa inmadurez, en su torpeza en el manejo de los sentimientos propios y ajenos, en su papel de mujer independiente, que ha cambiado su corazón por un manual de cocina, tan fuerte y tan frágil a la vez, Martha nos resulta conmovedora. Al final, lo que necesita es darse de bruces con alguien tan bueno en la cocina como ella, pero alegre y humano, sencillo y locuaz, que sepa cantar y contar un chiste, hablar de fútbol y de música, escuchar y comprender. Martha necesita la alegría y el amor de Mario, y eso es lo que también nos regala la guionista y directora de esta deliciosa película.

5 comentarios

  1. magdalena duarte de fernández

    ¿Quien es el Director(a) de esta película?
    ¿Es Europea?
    Se mira interensate sobre todo para valorar los sentimientos.

Deja un comentario