Luces en la ciudad

Chaplin. Esta magnífica historia provoca la carcajada y la emoción de forma insuperable. Las escenas cómicas en la inauguración de la estatua, en el combate de boxeo o en el restaurante son antológicas, igual que el romance con la florista ciega, repleto de melancolía e ilusión hasta su bellísimo desenlace.

Deja un comentario