viernes, 7 de agosto de 2020 11:00 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Leganés

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos

Grandes ayudas en un pequeño comedor

El comedor de Paquita lleva funcionando más de treinta años en Leganés y las voluntarias los mantienen abierto de lunes a viernes, donde dan de comer a unas cien personas al día

Archivado en: leganés, comedor social, paquita gallego, navidad

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

gentedigital.es/María Pacheco
23/12/2013 - 09:29

Son las ocho y media de la mañana. Loli rasero, una de las responsables del comedor de Paquita, nos recibe con sartén en mano y una gran sonrisa. Lleva ya una media hora en el local, cocinando y preparándose para el largo día que la queda por delante. 

"Hoy no puede venir ninguna compañera hasta la hora de comer, por eso tengo que adelantar el trabajo", dice mientras hace una tortilla tras otra. "Cada día recibimos entre 90 y 100 personas", asegura Loli. "desde que comenzó la crisis, mucha gente viene y se lleva la comida a casay aún así hemos llegado a tener hasta 120 comensales", afirma la máxima responsable. 

Sorprende que puedan llegar a comer tanta gente junta en apenas cincuenta metros cuadrados, dónde sólo cabe una mesa para siete u ocho personas. "Hacemos grupos", explica Loli. "Siete personas comen, mientras otras siete esperan su turno. Cuando acaban los priemros, pasan por la cocina, donde les damos un café y un bocadillo para la cena", explica. "Solemos estar desde las once y media de la mañana hasta las dos de la tarde repartiendo comidas", aclara. 

Todo comenzó en los añós setenta, cuando paquita Gallego fundó una guardería para niños que estaban por la calle mientras sus padres trabajaban. "Comenzamos pideindo comida por las casas", recuerda Loli, que lleva 22 años trabajando para el comedor y "sin faltar ni un día", añade orgullosa. "Poco a poco las necesidades fueron cambiando, y comenzamos a dar de comer a alcohólicos y gente que tenía problemas con las drogas. Que no tenía donde ir ni que llevarse a la boca", apunta. 

"Actualmente es igual, pero también tenemos muchos inmigrantes y extranjeros", confirma. 

Pese a los esfuerzos de los voluntarios, que son 28 y Loli asegura que hay lista de espera, sin los vecinos de Leganés "nada de esto sería posible". Explica que en Navidad están desbordados de trabajo y que "todo el mundo se vuelca un montón". Es la época del año donde más donativos reciben, y actos benéficos celebran por su causa. Pero, el resto del año, "también ha vecinos muy caritativos y aunque contamos con una pequeña subvención del Ayuntamiento, todo esto no sería posible sin ellos", confirma rotundamente. 

"Los que pueden traen algo de dinero, los que no, una garrafa de aceite, unos kilos de garbanzos...y todo es bien recibido", apunta. 

Loli nos despide cuando está a punto de comenzar a cocinar una cazuela gigante de lentejas caseras con verduras para la hora de comer, que encabezan el menú del día de todos los martes, teniendo cada día de la semana, un plato estrella. 

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres