miércoles, 3 de junio de 2020 15:31 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Un amigo de León

Nos quedamos solos

Nos quedamos solos, como cada noche, hoy te siento triste y yo no se por qué, ¿o si? Así decía una canción de Pino Donaggio ('Yo que no vivo sin ti') en los años sesenta para referir una escena de amor en la intimidad amparada por el acompañamiento musical. Hoy lo decimos cambiando el sentido. Es decir, durante estas fiestas nos hemos visto (o se han visto) arropados por familiares queridos, sobre todo por hijos y nietos para acompañarnos, en las que muchos hogares cobran vida.

Archivado en: Pino Donaggio, Navidades, Maximino Cañón

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Ma
11/1/2013 - 03:30

La vida que la falta de oportunidades hurtó a los hijos de esta tierra y que en las Navidades se trata de compensar pasando unos días 'en familia', casi siempre añorando lo que se ha quedado tiempos pasados. A los abuelos, (aunque uno no está para esos trotes, dicen) se les cae la baba atendiendo a los nietos que pronto se van para su lugar de origen, que suele ser donde encontraron trabajo sus padres. Pero mientras tanto a gozar con ellos de lo que en otros tiempos las vicisitudes de la vida no permitió hacer con los hijos. Durante el tiempo comprendido entre unas navidades y otras, pasa un año y las cosas se van trampeando como cada uno puede, pero eso si, siempre con el recuerdo permanente de esos hijos que, al no tener posibilidad de vida o empleo, y sin perder ese cariño por este León, han emprendido el viaje allá donde fuera menester, con el consiguiente perjuicio para nuestra tierra que, cada vez, pierde más habitantes, riqueza y sangre joven que la defienda. Por suerte en esta provincia aún somos bastantes, aunque la mayoría de cierta edad, pero por mala suerte o por el poco interés despertado en la misma, con pocas expectativas empresariales, exceptuando la época pasada del ladrillo que, aunque algunos no supieron donde guardar las ganancias derivadas de él, el resto ni tienen ladrillos ni trabajos alternativos que puedan paliar la mala cosecha que padecemos. Fuimos una provincia rica en el sector primario, fundamentalmente en la agricultura y ganadería, apoyado fuertemente por la minería y, salvo raras excepciones, casi podemos decir pero se lo comió el lobo. Yo todavía albergo la ilusión de que, en un tiempo no muy lejano, no nos sigamos quedando solos y podamos decir aquello de que donde comen dos comen tres, porque siempre nos parezca que es Navidad.

 

 

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres