miércoles, 21 de abril de 2021 10:32 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
ENTREVISTA/ Antonio Carrasco, presidente del Colegio de Farmacéuticos de León

“León tendrá receta electrónica en poco tiempo, el Colegio ya está preparado”

El Colegio de Farmacéuticos de León se fundó en los años 20 del siglo pasado con poco más de veinte farmacias. En la actualidad hay más de 300 y 700 colegiados. Su presidente, Antonio Carrasco Arias-Argüello, apuesta firmemente por la formación de los colegiados y de la sociedad leonesa en pro de un buen uso de los medicamentos. Estima que han de buscarse otras fórmulas de ahorro sin atacar al sector farmacéutico a la vez que espera la pronta implantación de la receta electrónica en León, una provincia en la que cada año se abren entre tres y cuatro nuevas oficinas de farmacia.

Archivado en: Colegio Farmacéuticos de León, Antonio Chamorro

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

“Médico y farmacéutico colaboramos en la vigilancia de pacientes polimedicados”

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es / Anabel Martínez
22/2/2013 - 09:00

¿La población de León disminuye y el número de farmacias aumenta?
Sí. Se abren por decreto y por órdenes, pero llevamos una media superior a las 3-4 farmacias anuales.

¿Cómo valora el anteproyecto de ley de liberalización de las farmacias, que cualquier persona sin licenciatura pueda tener una farmacia?
Hay un borrador de anteproyecto de ley de servicios profesionales donde plantean la liberalización o la separación de la propiedad y la titularidad. Eso no quiere decir que no tenga que haber un farmacéutico, porque la misma norma contempla que tiene que haber un director técnico farmacéutico como responsable del establecimiento. Si bien la propiedad, como hasta ahora que tiene que ser un farmacéutico, podría ser otra persona. De hecho, si miras a otros lugares donde está separada la propiedad no hay personas que tengan farmacias, las tienen los grandes capitales.

¿Eso podría llevar a que la farmacia tradicional no pueda competir con una cadena de farmacias?
La farmacia tradicional desaparece. Es el modelo anglosajón. El modelo mediterráneo, que es el que hay en Francia, Alemania, Portugal, Italia, en Grecia y la mayoría de los países, es el mismo que el que tenemos aquí en España. Sin embargo, en España es donde más farmacias hay por habitante. Ese modelo anglosajón está relacionado con el modo de vida anglosajón, un modelo de vida donde la gente vive esparcida por los alrededores de las ciudades, el centro de la ciudad no es para vivir, ahí hay oficinas, la gente va a los centros comerciales una vez a la semana, coge el coche para todo. En España no tenemos ese modelo de vida. Aquí estamos acostumbrados a tener una farmacia a menos de cinco minutos de tu casa.

La labor del farmacéutico va más allá de dar los fármacos que receta el médico, realiza una labor de asesoramiento, formación….¿Se lleva a cabo desde el Colegio de Farmacéuticos?
Uno de nuestros pilares en el Colegio es la formación de los farmacéuticos, mantenerles al día. Es un sector muy competitivo, muy tecnológico, muy avanzado. Es quizás el más avanzado con las telecomunicaciones y la sanidad, los sectores más punteros. Las novedades son prácticamente diarias, los medicamentos nuevos y los avances sanitarios aparecen de día en día. Tienes que estar en formación continua para estar al tanto de todo. Y además, la gente consulta muchas cosas. Y con la tecnología de la información, el fácil acceso que todo el mundo tiene a la información, viene bastante preparada a hacerte una pregunta. A veces te están preguntando algo y ya se lo han leído siete veces en Internet y lo han comentado.

¿La proximidad del farmacéutico propicia que el ciudadano acuda al él para ver qué tiene en lugar de ir al médico?
Sí, muchas veces, para síntomas menores, un catarro… pues el farmacéutico le pregunta por si tiene fiebre o no… Si lo considera adecuado le dice “mira debes ir al médico para que te vea” o le da un tratamiento sintomático para la tos o para aliviar el picor de garganta, si estima que es un síntoma menor, que no es nada grave. Pero si alguna vez has preguntado en alguna farmacia siempre te suelen decir tómate esto y si en dos días no has mejorado, vete al médico. Está más cercano. El conocimiento que tiene la sociedad de los medicamentos también es mucho mayor. Ahora la gente sabe perfectamente lo que es el ibuprofeno, lo que es una aspirina, lo que es un paracetamol, lo que es un jarabe para la tos. Hay más cultura del medicamento en la sociedad lo que facilita nuestra labor porque los medicamentos les resultan familiares.

¿Los ciudadanos responden a las campañas de formación e información que se organizan desde el Colegio de Farmacéuticos?
Yo creo que sí, quizás no tanto como nos gustaría a los que las organizamos. La del colesterol que hicimos la semana pasada en el Colegio fue un éxito. Salía la cola a la calle de la gente que había y eso que teníamos aquí dos analizadores, había siempre como mínimo tres farmacéuticos haciendo los análisis. Fue espectacular. Bueno, a eso ayudan también mucho los medios de comunicación, que son los que contribuyen a la difusión.

¿Cómo es la relación médico farmacéutico?
La relación es buena. Ahora con tanta norma, con tanto decreto, está cambiando todo tantísimo que es imposible estar al día en cuanto a temas. Yo creo que la colaboración con el médico es mucho mayor. Tenemos un proyecto con ellos que es el ADCOM, de seguimiento de pacientes polimedicados, que estamos haciendo de forma conjunta entre médicos y farmacéuticos. Va amentando la comunicación, que yo creo que es necesaria. Los medicamentos tienen tantos efectos secundarios y tienen interacciones entre ellos que si hay dos personas que lo puedan detectar, que el médico a la hora de prescribir se dé cuenta, es una garantía para el paciente que haya otro eslabón. De hecho nosotros tenemos que firmar la receta, darle el visto bueno. Estás asumiendo la responsabilidad de esa receta, de la posología y la información que ha recibido el paciente cuando firmas la receta antes de facturarla, estás asumiendo esa responsabilidad.

¿Cuál es realmente la labor del farmacéutico en este programa de seguimiento de pacientes polimedicados? ¿Al final es el que lleva el peso del control de lo que está tomando?
Vigilar que no haya interacciones entre los medicamentos, añadir algún medicamento que esté tomando que no sea por prescripción (o sea que si es un Frenadol lo añades, para que luego el médico sepa que lo ha estado tomando, que está tomando medicamentos que ha comprado por su cuenta), asegurarse de que ha entendido bien cómo tiene que tomarse el medicamento, la posología, el horario, si tiene alguna cualidad más, si tiene que tomarlo con agua, de pie, antes o después de la comida. Es muy importante que el paciente sepa identificar el medicamento, qué medicamento y para qué lo toma. Ahora hay 18.000 muertes al año por tomar mal los medicamentos, por abandono fundamentalmente. Hay gente polimedicada que toma cinco tratamientos, y todo el mundo tiene tendencia a abandonar algo, pero claro, hay que saber qué medicamento puede dejar de tomar. No siempre aciertan en lo que pueden dejar de tomar. Luego hay medicamentos que tratan enfermedades asintómáticas, como la hipertensión, que no notas nada, entonces para qué vas a tomar una pastilla si…No eres consciente del peligro de abandonar un medicamento.

En algunas comunidades está implantada la receta electrónica. ¿Cuándo en León, en Castilla y León?
Aquí todavía no, pero el otro día ha dicho la secretaria general de Farmacia que las comunidades que quedan deberían ir pensando en poner la receta electrónica. Lo ha dejado caer.

¿El retraso en Castilla y León a qué se debe?
Por varios motivos. La inversión que hay que hacer es importante. Antes, los centros de salud y los médicos tienen que estar no sólo formados sino que tienen que disponer de todo el equipo tecnológico adecuado. Y una de las razones más importantes en provincias como la de León es la dispersión geográfica y no todo el mundo tiene acceso a un ADSL, ni en consultorios ni en farmacias rurales. Porque claro, aunque telefónica te dice que el 95% de la población tiene ADSL, ese 95% está a lo mejor en el 60% del territorio. Se queda la mitad del territorio sin tener posibilidad de acceder a las nuevas tecnologías. Sé que a lo largo de este año van a terminar toda la provincia de León, la posibilidad de tener acceso rápido, y probablemente en no mucho tiempo tendremos la receta electrónica.

Las farmacias tendrán que adaptarse también a las nuevas tecnologías. ¿Esta inversión recibe algún tipo de ayuda?
Las hubo en su momento, pero ahora no hay ningún tipo de ayuda. En autonomías donde sí se ha puesto la receta electrónica sí que se han abierto línea de ayudas, de subvenciones, para comprar todo el material que hay que comprar y la renovación de todos los programas que hay que hacer para poder adaptarte a la receta electrónica.

¿Con el sistema de copago ya hubo una primera inversión para su adaptación?
Permanentemente. Los farmacéuticos, la verdad, es que para eso se adaptan rápidamente. De hecho, en menos de una semana se modernizaron todos los ordenadores, se adaptaron los programas para poder atender a la nueva demanda del copago.

¿Con la retirada de ciertos medicamentos de la Seguridad Social éstos han subido de precio, incluso llegando a duplicarlo?
Es cierto y no es cierto a la vez. Voy a poner un ejemplo con medicamentos concretos: el Flutox, un jarabe para la tos. En el año 2004 valía 4,82 euros. Con todas las medidas que ha tomado el Gobierno en estos últimos años, ha llegado a caer, que es lo que valía antes del 1 de septiembre, a 2,86, finales de 2012. En diciembre de 2012 valía 2,86. Claro, en un mes su precio se ha duplicado prácticamente, porque en enero de 2013 vale 4,81. Pero sigue valiendo menos, aunque sea un céntimo que en 2004. Si tú a este 4,82 le añadieras el IPC de los siete años que han pasado, el precio sería casi de seis euros. Con lo cual sigue estando un 20% más barato que el precio que tiene que tener, que probablemente es el que tiene Europa. Lo que van acercando es una vía que parece ser que está abriendo el Ministerio a los laboratorios que es que les permitan tener dos precios: El precio español para la Seguridad Social y el precio europeo para las recetas privadas. Y no ha ocurrido con todos los medicamentos porque hay otro, que sirve para lo mismo, la viscoteína, que valía igual, ha bajado a dos ochenta y algo y sigue valiendo dos ochenta y algo.

Pero antes estaban subvencionados por la Seguridad Social y ahora no.
Por eso ha subido el IPC, porque aunque los medicamentos han bajado tanto, la mayoría de los medicamentos sigue en esa situación, son un caso pequeño los que han duplicado. Aunque los medicamentos valgan un 40% menos que lo que valían en 2004, el paciente tiene que pagar un 10% y en 2004 no pagaba nada.

¿El farmacéutico tiene que adelantar dinero en algunos medicamentos?
En estos que te estaba diciendo ahora de doble precio que quieren poner, que ahora mismo hay como cuatrocientos con doble precio, y efectivamente, hay un precio para la Seguridad Social, menor, un precio para la receta privada y los laboratorios lo venden como si tú todos los medicamentos los vendieras con receta privada, y cuando demuestres cuál has vendido con receta, te pagan esa diferencia. Lo estás vendiendo más barato de lo que a ti te cuesta.

¿Cuándo recupera el farmacéutico ese dinero adelantado?
Eso es lo que están negociando ahora, pero ahora mismo estamos así. Por ejemplo, el Duphalac que lo venden los almacenes a 5 euros más IVA más cargo cooperativo. Puede salir a unos 5,50 con IVA. Y la Seguridad Social te lo paga a 4,78. Y Ahora estamos negociando cómo vamos a hacer para que nos lo retornen. Todavía son muy pocos medicamentos en esta situación. Bueno, otra vez tienes que adelantar dinero, pero en este caso no es mucho dinero, es algo soportable; lo que pasa es que es otra puya más para las farmacias, otro daño a mayores.

¿La situación de crisis la notan las farmacias?¿Los pacientes recortan en medicamentos?
Sí, en medicamentos están recortando mucho. Y se nota mucho que gente que viene por un medicamento que le han recetado se lo piensa y dice bueno si me encuentro peor ya vendré.

Pero eso es contraproducente para el paciente.
Es como lo de las vacunas, si van a ser de pago, la gente no las va a poner. Yo creo que esta situación cambiará y la gente se adaptará porque los medicamentos tampoco son tan caros. Pagas un 10%, en la mayoría de los casos. Cualquier medicamento para el colesterol, un antibiótico que te salva la vida, un paracetamol que te alivia de los dolores, un ibuprofeno que te alivia el dolor y te baja la fiebre… esos valen, sin receta, no llega ninguno a dos euros.

¿Que opinión le merece la medida del euro por receta que se ha intentado implantar en Madrid y Cataluña?
Parece que es inconstitucional. A mi me parece que tenían que buscar otra fuente de ingresos. Parece que todos los ahorros han venido siempre del gasto farmacéutico y de los medicamentos y una vez que han visto que ya no pueden ahorrar más lo que hacen es cobrar por ello. Creo que de hecho las bajadas que ha habido en los presupuestos han sido bestiales en las comunidades autónomas. Todo lo que se ha bajado en medicamento por ejemplo a través de la farmacia ha subido en gasto hospitalario.

¿Los problemas del sector farmacéutico son los mismos en zonas urbanas que rurales?
La ley lo que prevé es que las farmacias estén homogéneamente distribuidas entre la población, es decir, que todo el mundo tenga la misma posibilidad de acceder a un medicamento, vivas donde vivas, tanto si vives en León como si vives en un pueblo. Vas a la farmacia a la una y a las cinco tienes un medicamento que no había, en cualquier pueblo de la provincia de León. Y eso lleva así durante muchos años. El problema de la provincia de León es que tiene despoblación y envejecimiento, y algunas oficinas de farmacia registran una viabilidad comprometida.

¿Cuando se implantaron los genéricos hubo rechazo de la población?
Al principio sí hubo rechazo, pero la gente también tiene conciencia de ahorro y ahora ya está todo normalizado, ya nadie protesta.

El Colegio de Farmacéuticos se ha subido al carro de las nuevas tecnología con una aplicación para móvil sobre las farmacias de guardia.
Si, fuimos pioneros, fuimos los primeros de España, hace tres o cuatro años, en poner en marcha esta aplicación. Fuimos los primeros y únicos durante mucho tiempo. Después ya lo han implantado en otras provincias.

¿Qué proyectos de futuro tiene el Colegio de Farmacéuticos de León?
Ya estamos preparados para la receta electrónica. Otro proyecto importante es la colaboración con los pacientes, ayudarles, que se produzca un feedback. Puede que sea una carga para el farmacéutico, pero es lo que te motiva.

¿Existe paro el sector farmacéutico?
Antes no había paro, pero ahora sí que se están registrando tasas de paro. Y al igual que en otras carreras muchos tienen que salir fuera. Los farmacéuticos españoles se están cotizando en Inglaterra.

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres