domingo, 7 de junio de 2020 11:45 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Apuntes de una alcaldesa

Cantar en un coro

Indudablemente la música es uno de los motores de nuestra vida. El simple hecho de escucharla, en la mayoría de los casos, o interpretarla en algunos otros, ha protagonizado de buen seguro, muchos de nuestros mejores momentos. Múltiples y variados son sus efectos y propiedades, (sociales, espirituales, psicológicos, etc.), lo que hace de ella una de las mejores opciones a practicar.

Ana Isabel Ferreras / alcaldesa de Gradefes
27/9/2013 - 01:10

Por suerte en mi familia la música siempre ha ocupado un lugar muy especial, al igual que en otras muchas. Lamentablemente nuestra genealogía carece de grandes compositores e intérpretes de renombre, pero va bien surtida en buenos y apasionados aficionados. Desde mi bisabuelo que arrancándose a tocar el acordeón allá en el molino de Villacidayo, sin formación musical alguna pero con un excelente oído, pasando por mi abuelo y después mi padre que ha continuado con esa tradición, añadiendo además la fina y transparente voz de mi madre, han supuesto el aderezo ideal para que hoy en día tres de nosotros nos dediquemos, en plan amateur, al inestimable arte del canto coral. En mi caso, cerca de 8 años cantando en corales como la "Heriberto Ampudia" dirigida por Luis G. Viñuela, grupo en el que empecé y del que guardo muy recuerdos y mejores amigos, y actualmente en "Capella Lauda" cuyo director es Aitor Olivares.

Cantar en un coro es una experiencia extraordinaria, en la que a pesar de los esfuerzos y el trabajo de estudiar las melodías, repitiendo una y otra vez hasta que parece sonar encajado, tiene muchísimas ventajas. Además de unas cualidades mínimas imprescindibles para cualquier aventura musical (no carecer de oído, que no oreja, ni desafinar demasiado), para mí el trabajo en grupo es uno de sus mayores atractivos y valores (absténganse las divinidades egocéntricas) y el secreto de su éxito. Es increíble lo que se puede alcanzar afinando y empastando las voces. Parece sencillo, pero no es tarea fácil conseguir algo tan simple como que nos escuchemos unos a otros, sin que se escape el afán de alguno a sobresalir sobre el resto (esto es muy habitual en otros entornos), para lograr unos buenos acordes, marcando tiempos y ritmos... en definitiva "hacer música", como siempre nos dice Aitor.

Y con ese espíritu e ilusión el sábado 28 de septiembre, este sencillo grupo de hombres y mujeres apasionados de la música, rendiremos nuestro humilde y sincero homenaje al bosque de mármoles y piedras que este año cumple 1.100 años: el Monasterio de San Miguel de Escalada. Es una gozada cantar allí y un honor si nos acompañan.

 

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres