viernes, 15 de noviembre de 2019 06:35 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Con sentido común

¿En qué país vivimos? Vergüenzas españolas

Se reducen, se eliminan, se diluyen partidas presupuestarias para fines públicos, sociales (sanidad, servicios sociales, educación); en desarrollo e investigación; se suben impuestos a los ciudadanos; tasas por utilizar servicios públicos; se generaliza el copago en servicios farmacéuticos; se imponen tasas judiciales a quienes deseen obtener justicia de un servicio público; se quitan pagas extras a los funcionarios y resto de personal que prestan servicios para las administraciones públicas, pero la mayor vergüenza española es que la partida presupuestaria para la financiación de los partidos políticos sube un 28% hasta llegar a los casi 85 millones de euros, apoyándose en que se van a celebrar elecciones europeas.

Miguel Ángel Díez Cano
18/10/2013 - 10:11

Podemos entender, en los tiempos de crisis que vivimos, la partida destinada a la organización estatal de las elecciones europeas porque las mesas electorales han de ser organizadas y el personal que las ocupa ha de ser pagado, pero el ciudadano no logra entender los casi 30 millones de euros destinados al concepto "subvenciones electorales a los partidos políticos". ¿Ese dinero debería ir destinado a ésta finalidad o a otros fines más urgentes y necesarios?
Los partidos políticos deben de ser sostenidos y mantenidos no con dinero público sino por sus afiliados y simpatizantes (cuotas, donativos controlados para evitar corruptelas por parte de quienes aportan con la intención de obtener mucho más a cambio) y al Estado le saldría mucho más rentable aplicar desgravaciones fiscales a las aportaciones a partidos políticos que pagar la millonada de euros en conceptos "subvenciones electorales" como ocurre en el ejercicion presupuestario del 2014 y "financiación a partidos políticos" que perciben cada año (por éste concepto PP y PSOE rondaron los 50 millones en 2012). Además lo triste es que ese dinero público no es fiscalizado y controlado por la ley general de subvenciones, donde las justificaciones del dinero entregado son muy duras.
Los ciudadanos una vez más somos los paganos de que en 2014 haya elecciones europeas.

 

 

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres