jueves, 8 de diciembre de 2022 18:35 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Un amigo de León

Ni que fuéramos primerizos

Ya empiezan a ser los días mayores y tratas de engañarte pensando que lo peor pasó. Que te crees tú eso. En términos taurinos diríamos que hasta el rabo todo es toro y, consecuentemente, te puede dar una cornada. Mientras en esas estamos, vemos las predicciones en las pantallas de televisión con toda la carga mediática que requiere la noticia. Se anuncian, nevadas, heladas y, en menor medida, lluvia y viento.

Archivado en: Maximino Cañón, nevadas, katiuskas

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
13/2/2015 - 03:30

Es cuando arrecian las comparaciones de lo que aquí era normal; es decir, de cuando, además de las estaciones de ferrocarril, la del Norte y la de Matallana (hoy Feve), teníamos bien diferenciadas las otras: la Primavera, el Verano, el Otoño y el Invierno. De lo que más presumíamos eran de aquellos inviernos, de pasamontañas, guantes y Katiuskas. Esperábamos con impaciencia la nevada y no teníamos clase. Todo ello aderezado con calcetines de lana, generalmente hechos a mano en casa, que te abrigaban al máximo. Como por aquellos años León se nutría, en una gran parte de lo que los habitantes de la poblada provincia demandaban, el comercio y la hostelería fundamentalmente acusaban notablemente el impacto de las nieves. Cuando una nevada caía en nuestra provincia, cosa normal y habitual, los pueblos, sobre todo, se resentían porque, al no poder transitar los vehículos a motor, trenes de vapor, ni casi las caballerías, solamente en las urgencias se movilizaban las pocas máquinas o camiones ‘quitanieves' que la Diputación disponía. Las cocinas, sobre todo las de curar, suplían los centros de reunión, en donde al calor de la lumbre, la petaca bien provista de picadura de tabaco, el vino caliente con azúcar y una patata asada al fuego, hacían amena la reunión y la tertulia en la que se hablaba de lo poco que acontecía por aquel entonces en esas localidades (todavía no había TV, móvil ni radio y mucho menos helicóptero,). Cuando finalizaba la velada emprendías camino de vuelta por la vereda que previamente había sido espalada por las gentes del pueblo, que entonces si las había. Por eso actualmente, cuando escucho y veo en las noticias de todos los informativos hablar de ello como algo insalvable y excepcional, y eso con el despliegue de medios que ahora se tienen, no puedo por menos que pensar para mis adentros aquello de: ¡Coño, ni que fuéramos primerizos!
P.D. "Año de nieves año de bienes", ojalá.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres