martes, 19 de noviembre de 2019 12:02 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Uno al mes, como lo otro

Santódromo, ya

Acabó la Semana Santa para los creyentes, aleluya. Sí, y como cada año casi acaba también con los 'descreídos'. Son fechas que parecen inspirar el nombre de aquel revistón de peluquería -que no sé si editan ya- cuyo título trastocado podría ser ‘León da susto'.

Archivado en: Javier Cuesta, Semana Santa, Santódromo, sambódromo

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Javier Cuesta
10/4/2015 - 04:40

Antes de inaugurar otra sugerente época de pasión -electoral- conviene reflexionar. Con respeto, pero mutuo. Salvo por la especial animación del Húmedo en esos días, a muchos convecinos la SS les interesa tanto como -pongamos- las noches templarias, el ramo leonés o los gallos de pluma. O sea, nada. Sin embargo, a diferencia de esos eventos, éste deben soportarlo sí o sí. Porque se produce la ocupación de las calles y la alteración de la vida diaria que, recordemos, sigue o debería seguir su curso. Y suceden situaciones como: procesión en la Rúa, alguien que quiere cruzar al cajero de enfrente, falta un rato aún para que lleguen los pasos, pero ya hay muchos fieles que han cogido la posición mejor que Mascherano, con sus infantes a horcajadas en los hombros, y en un alarde de tolerancia católica esos hooligans no dejan pasar ni a Dios, así que el apurado ciudadano tiene dos opciones, atizarles un guantazo o demostrar que es menos devoto pero más tolerante que ellos. ¿Adivinan quién cedió? En efecto, el leonés ajeno a la fiesta.
¿Simple anécdota? No tanto, más bien experiencia ilustrativa y síntoma preocupante. En la realización de cualquier evento debería haber un lugar adecuado para ello. La Cultural juega sus partidos en un estadio y a los que no les interesa el fútbol pueden seguir mientras haciendo su vida con normalidad. No sirve de argumento la sobada etiqueta del interés turístico, distinción que en verdad quiere decir de interés comercial. Si el cumple del crío lo empezamos a hacer en Ordoño y se va sumando gente cada año, igual acaba siendo de interés turístico, pero es una putada para los que no quieran celebrarlo con nosotros. Lo mismo vale para otros acontecimientos. Para Carnaval o para SS (o para la fiesta china del Dragón, da igual) se impone un recinto ad hoc y sufragado por el siempre quejica gremio hostelero, tan beneficiado en estos actos. Sambódromo y santódromo, ya. Y a zurrar el tambor doce meses también para allá, que hay gente que duerme la siesta. Es más, allí sí, allí que no dejen de ensayar hasta que aprendan o hasta que les embista la SGAE, lo que antes ocurra.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres