jueves, 12 de diciembre de 2019 08:54 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Un amigo de León

'No me toques el pito...'

Después de escuchar un concierto de piano vengo pensando en lo difícil que resulta dominar el instrumento y las dificultades que se tienen para ganarse la vida dignamente mediante los conocimientos musicales adquiridos. Mientras en esta situación me encuentro, percibo un cierto silencio en la calle que, aunque no llega al que se nota en los encuentros de fútbol entre el Madrid y el Barcelona, impregnan de quietud la ciudad.

Archivado en: Maximino Cañón, pitada, Copa del Rey, antiespañoles, Rey de España, Barcelona, Athletic, concierto

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
05/6/2015 - 03:33

Al ir a tomar un café observo que la final de la Copa del Rey, entre el Barcelona y el Atletic de Bilbao, se está emitiendo por una cadena ‘en abierto'; o sea, que se puede ver en cualquier televisor sin necesidad de tener que ir al bar de turno. Acto seguido, veo que finaliza con el triunfo del Barcelona por un 3 a 1. Pero la conversación que escucho a mí lado da por bueno el resultado del partido para acto seguido mostrar un cabreo monumental, y eso que soy del Barsa, dice uno, al comentar que mientras sonaba el Himno de España, se escuchaba una gran pitada proporcionada por los miles de los portadores de silbatos que, con tal intención, habían sido repartidos a la entrada al estadio. Entonces yo me pregunto: ¿Esto qué es? ¿Una competición deportiva o una manifestación de descontento sin saber la mayoría el porqué? Lo que en el campo se disputaba era la denominada ‘Copa del Rey de Fútbol' que desde hace muchos años se viene celebrando. La casualidad hizo que los dos equipos finalistas vinieran rodeados de una aureola anti-española (sentir no compartido por todos los representados) que hizo que en vez de una contienda deportiva pareciera una manifestación política, pero esa es otra cuestión. España es un país civilizado y educado y provisto de los cauces democráticos necesarios para manifestar los descontentos sin ofender a la mayoría, y que no ve bien que se silbe o se ofenda los símbolos representativos del Estado, en este caso a través de la figura del Rey. Después observo en los informativos como los jugadores y las autoridades, mantienen el tipo mientras los pitidos arrecian, generando la general animadversión del resto de españoles que siguen el evento deportivo por los medios audiovisuales. Por eso yo, uniéndome a sentir general del resto, les digo aquello que tantas veces escuché de pequeño: "No me toques el pito que me irrito".

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres