lunes, 6 de julio de 2020 21:55 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
La conexión

España, una gran mesa de negociación

Fruto de los resultados de las elecciones municipales y autonómicas del pasado domingo, España se ha convertido en una gran mesa de negociación y diálogo. Aunque sólo sea por este hecho se advierte un clima político distinto y hay sensación o deseo, mejor dicho, de que se concreten las expectativas de cambio. Todo hace indicar que se ha acabado la dura etapa de las mayorías absolutas y de los rodillos o de los pactos con los de siempre, es decir con los nacionalistas vascos o catalanes, pactos que todos sabemos hacia donde nos han llevado.

Martínez Carrión
05/6/2015 - 04:44

Los partidos mayoritarios, PP y PSOE, están a aprendiendo a marchas forzadas a fabricar sonrisas y a estrechar manos antes sus nuevos interlocutores, ya sean Podemos y sus aliados locales o Ciudadanos y sus franquicias independientes. Y el comienzo de toda negociación de estos días, ya sea con un partido o con otro, es el mismo: la presentación de las ya famosas líneas rojas de rechazo absoluto a la corrupción y predicar con el ejemplo, es decir, echar de los partidos afectados a los implicados en causas judiciales. Y, en segundo lugar, aceptar la propuesta de regeneración democrática, es decir compromisos firmes para cambiar, a corto plazo, leyes como la electoral, la de partidos políticos, la de administración pública y otra serie de ellas, en un intento de hacer realidad la demanda social de absoluta transparencia en el seno de los partidos políticos, en la elección de sus líderes y, sobre todo, en su financiación interna.
Convertir a media España, por no decir toda, en una gran mesa de negociación no tiene porqué generar desestabilización de ningún tipo sino todo lo contrario. Los futuros gobiernos de coalición o en solitario a cargo de las listas más votadas y controlados de cerca por la oposición, deben ser un seguro en el cumplimiento de los pactos. Es cierto que falta educación democrática a la hora de abordar y, sobre todo, de aceptar esta nueva situación política, pero hay precedentes de sobra que demuestran que en los momentos difíciles los partidos políticos, algunos de ellos absolutamente antagónicos, fueron capaces de sacar adelante esas situaciones comprometidas gracias los pactos salidas de complejas negociaciones y de renuncias por parte de todos los agentes implicados. Ahí está, como ejemplo, la ahora denostada Transición a la democracia, de la que salieron frutos como la Constitución del 78 -casi nadie niega la necesidad de reformarla- o los Pactos de La Moncloa, que sentaron las bases de la transición económica y cuyos efectos han perdurado hasta el inicio de la durísima crisis que aún nos afecta gravemente.
El resultado práctico de esta gran mesa de negociación, con todos los perfiles locales y autonómicos que se quieran, se concretarán en los próximos días. El sábado 13 de junio deben quedar constituidos todos los ayuntamientos de España y en semanas posteriores, las diputaciones y las comunidades autónomas. Queda poco para conocer si la casta o los viejos políticos y la nueva clase ascendente y regeneracionista son capaces de llegar a acuerdos de gobernabilidad.
Un último dato. El alcalde en funciones de León, Emilio Gutiérrez, ha estado en Génova en los últimos días. Allí le han explicado los motivos de su drástica destitución como candidato a la reelección: no cumplir las expectativas que señalaban las encuestas electorales. Ah, y también le desvelaron el nombre de un colaborador cercano que fue con chismes sobre supuestas discrepancias internas a la sede nacional del partido. Sorpresa.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres