viernes, 7 de agosto de 2020 12:12 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Uno al mes, como lo otro

Un país de pactos

De mi infancia rural recuerdo un pajarucho al que llamaban (aún ignoro su nombre científico) engañabobos o engañapastores, porque agitaba muy rápido sus alas de forma llamativa y quedaba suspendido en el aire, como hipnotizando a los contemplativos lugareños. Con el tiempo podría haber derivado en un moderno dron, pero mi sombría percepción es que esa tal ave ha ido transformándose en político.

Archivado en: Javier Cuesta, pactos, corrupción

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Javier Cuesta
18/6/2015 - 20:19

Sí, en esencia el político es un pájaro engañabobos. Ahora bien, la definición tiene su reverso: hay políticos porque hay bobos. Somos nosotros, los que votamos por ejemplo a un partido que luego apoyará al contrario. Aquí he de pontificar: allí donde la derecha ha gobernado siempre, de forma irresponsable y corrupta (Madrid, Valencia, etc.) si ahora dos partidos de izquierda tenían posibilidad de evitarlo y no lo hacían, el electorado debería demandárselo eternamente, por demostrar que el ideario, el pueblo y el interés general les importan una higa.

Así pues, nos engañan. Tendríamos que sospecharlo ya desde inicio, cuando piden nuestro voto con descaro. Para empezar nos tutean, quieren algo y ni siquiera nos tratan con cierta deferencia. ¿Cuándo hemos dormido juntos para que nos traten de tú? Vota a X, dicen imperativos. No me da la gana, deberíamos responder en igual tono. El día que lo pida con modales le daré mi voto, así no, creo que lo ansía usted sólo para vivir de él cuatro años, es muy evidente su intención, so truhán. Luego nos traicionan, acaban acostándose con su enemigo si hace falta. Truco y trato. Esta vez, el resultado incierto en tantos lugares deja ver clara esa trampa, esa infidelidad: pactos de complacencia, cambio de cromos, componendas... Véase aquí: Gemma y los suyos enseñando dientes como si anunciasen licor del polo mientras el actor secundario Crego procedía. Acabado el rodaje, la serie podría titularse `cuéntame cómo pactó´. Ya por último nos timan: hipotecados por lo que llaman disciplina de partido, no se deben a los votantes sino a su líder, que a su vez se pliega a las grandes corporaciones económicas o periodísticas; además, alcanzado el cargo, su principal tarea cada legislatura es lanzarse entre ellos esa puya de `y tú más´ repetida como una melopea. De manera que al fin votamos para nada. Esto ocurre así en cada cita electoral: unos candidatos ganan y otros ganan algo menos, pero el que pierde siempre es el pueblo.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres