viernes, 7 de agosto de 2020 12:47 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Uno al mes, como lo otro

Duele la luz

Circula por ahí esta ocurrencia: de niños teníamos miedo a la oscuridad, ahora tenemos miedo a la luz. Así es, mecaguensoria. Así es, gracias al hermano siamés de josemari que hunde el carbón y sube las tarifas.

Archivado en: Javier Cuesta, luz, factura de la luz,

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Javier Cuesta
03/7/2015 - 04:40

Veamos la ecuación: si hace cinco años la factura de la luz por una casa deshabitada en un pueblín de León era 7 euros al mes y hoy es 17 y mi sueldo es igual o menor que entonces, hallo X y la solución es que me están timando. Más del doble por un consumo cero. ¿Y quién promueve eso o lo permite, quién me está haciendo más pobre cada vez? Mientras me estafen así, mi misión será defraudar y hacer una llamada al fraude. Me obligan a ello: tengo que defraudar porque tengo que defenderme, mi economía familiar es cosa mía y yo, como diría la tonta televisiva de moda, por mi familia mato. Señores del desgobierno, no intenten fomentar la conciencia fiscal con anuncios sensibleros y mejor contesten ciertas preguntas que nos corroen: ¿por qué han tenido que establecer unos mínimos fijos escandalosos, desorbitados, injustos? ¿por qué ya no depende la factura del consumo, como sería razonable? ¿cómo puede costar 34 euros bi-mensuales, doscientos al año, la electricidad de una vivienda vacía? ¿quién permite esos privilegios? y la pregunta clave: ¿a quién hay que ajusticiar por estas fechorías? Pero por favor, nombres y apellidos; luz, luz, necesitamos luz más que nunca.
El recibo doméstico de electricidad ha subido en los últimos seis años alrededor de un 30%. ¿Saben la barbaridad que es eso, les han actualizado a ustedes el salario en esa proporción? Además se inventaron el contador inteligente y telegestionado, para despedir al cobrador de siempre. Luego esa madeja -con permiso, me gusta esa expresión de mi abuela- de que si la factura te la pasa más arreglada la distribuidora o bien la comercializadora o bien su puta madre. Y ahora, en 2015, la discriminación horaria, el último cuento chino de la facturación por horas según el precio de cada día publicado en Red Eléctrica, que no sé si esperan de nosotros que veamos todas las noches su Web en vez del telediario o como sucedáneo de la viagra conyugal. En el fondo, artimañas dirigidas a cobrarnos más y más. Esa es la situación: engañados por un oligopolio que somete al Gobierno y a su chaplinesco ministro del ramo, otro que busca acomodo para cuando deje de serlo. Apaga y vámonos.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres