sábado, 14 de diciembre de 2019 16:55 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Un amigo de León

¿Qué vale la tapa?

León se tiene bien ganado el reconocimiento de propios y extraños como ciudad generosa en tapas a la hora de salir de vinos, aunque cada vez, y por esta nueva generación, se salga más de ‘cañas'. Esta merecida fama hace que el tapeo leonés sea conocido y divulgado allende de nuestro reino consiguiendo que, junto con otros atractivos que nuestra provincia tiene, las tapas ocupen un lugar preferencial.

Archivado en: Maximino Cañón, tapas, León

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
03/7/2015 - 03:30

Diversas opiniones al respecto sitúan su origen en la Edad Media, donde en las tabernas o mesones se ponía un trozo de pan, queso, o loncha de jamón, para impedir la entrada de moscas o mosquitos en el recipiente. Lo cierto es que los leoneses tenemos la buena costumbre de disfrutar con nuestros buenos caldos, que los tenemos, y si vienen acompañados de una provechosa tapa, mejor que mejor. Quién se lo iba a decir a muchos de los hosteleros de antes, cuando el dar la tapa se limitaba a un pequeño bocarte frito, trozo de salchicha con unas patatas fritas o similar por las mañanas y unas simples aceitunas o patatas fritas por las tardes, todo ello en pequeñas cantidades no olvidemos que también los precios eran de otro siglo. Me estoy refiriendo a cuando los vasos de vino costaban una peseta y el vino que se expendía era vino de la tierra, blanco o manchado, pero vino corriente o peleón, lo de embotellado o con denominación de origen en el etiquetado es de estos tiempos. Lo que trato de resaltar es el valor de la tapa como valor gastronómico añadido. A diferencia de otros lugares en donde se consumen tapas con la bebida, en León, sólo en León que yo sepa, la tapa es ‘gratis' y abundante o sea que con el vino o la bebida que normalmente consumes te viene dado un menú de tapas que ya los quisieran para sí algunos pequeños mesones de otras localidades. Por eso yo, que desciendo de familia hostelera, animo a que la tapa como todo lo que atraiga gente a nuestra tierra, se potencie al máximo, sin olvidar el reclamo permanente de tejido empresarial, que buena falta nos hace. Una vez entró un señor en un bar y le dijo al dueño: Oiga, por favor, ¿qué vale el vaso de vino? A lo que el dueño le dijo, por aquel entonces, cinco pesetas. ¿Y la tapa? siguió preguntando el potencial cliente. La tapa nada, le dijo el propietario. Entonces sírvame un platín de tapas.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres