martes, 5 de julio de 2022 05:58 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Un amigo de León

El tatuaje

Me viene a la memoria lo del tatuaje después de escuchar una entrevista al equipo español encargado de seleccionar a los extras para unos capítulos que las serie ‘Juego de Tronos' rodará en Cataluña y en Andalucía, y oigo que uno de los cometidos es el de buscar los cientos de extras que la serie necesita en los lugares en los que se llevará a cabo el rodaje. Hasta aquí todo normal. Lo que me llama la atención es cuando dicen que lo más laborioso es eliminar a todos lo que lleven un tatuaje.

Archivado en: Maximino Cañón, tatuaje

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
31/7/2015 - 03:30

Esos, los tatuados, sobre todo en brazos y piernas, son eliminados automáticamente. En tiempos más cercanos se atribuían los ‘Tatuajes' a los marineros que, después de meses lejos de sus hogares, mostraban como testimonio de sus viajes por tierras lejanas, otras veces por haber huido de la justicia, y de ahí el relacionar por entonces el tatuaje con la delincuencia. Tengo yo en el recuerdo aquellos tatuajes, la mayoría hechos a punta de navaja o con utensilio parecido, que hacían referencia a circunstancias personales, por ejemplo: "A mi madre con amor de hijo" con una cruz, tatuados con tinta china bajo la epidermis sin otra cautela que la que la suerte y la higiene aportara. Otros tatuajes que proliferaban por muchos brazos y pectorales masculinos (las mujeres por entonces no eran portadoras de ninguno), eran aquellos que, también de manera artesanal, reflejaban los corazones sangrantes atravesados por una flecha recordando, posiblemente, algún amor querido y no correspondido. Los que más proliferaban eran los que los legionarios mostraban en el primer permiso que disfrutaban, exhibiendo el distintivo del cuerpo durante toda la vida. Es cierto que las costumbres cambian con los tiempos, aunque los orígenes sean los que fueran, y hoy el llevar un tatuaje se ha convertido en un adorno reclamado por la juventud, sin distinción de género o sexo, a pesar del consiguiente disgusto, muchas veces, padecido por los padres. Es curioso saber que la mayoría de las veces los autores de las modas son impuestas por los mayores. Y si no que se lo pregunten a los jefes de imagen de los conocidos conjuntos musicales, cantantes y actores en todos los tiempos.
Moraleja, si te quieres tatuar, que se te pueda quitar, por lo que pueda pasar.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres