jueves, 24 de septiembre de 2020 07:22 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
mentiras y engaños

Dos cincuenta

Temblando me dejaron los dos euros cincuenta que me cobraron la semana pasada por un litro de agua (servido en botella de cristal, eso sí) en una comida en uno de esos tugurios de uno de esos pueblos fantasma que tenemos a lo largo y ancho del terruño leones. Agua más cara que el vino.
Más tranquilo me dejaron al día siguiente, las cifras del mal llamado turismo rural en la provincia... ¡bajamos considerablemente! El cliente siempre tiene razón... Era de esperar, lo raro es que aún no estemos más abajo.

Archivado en: Nicolás Pérez Hidalgo, turismo rural, hostelería cara

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Nicolás Pérez Hidalgo
04/9/2015 - 01:10

El descenso vino a explicarse aún más, con las declaraciones del analfabeto político de turno (responsable ahora de este asunto, porque de alguno tiene que ser) que desconoce la realidad provincial y por supuesto no tiene ni idea del sector turístico-hotelero al que ahora le toca representar (otros tampoco la tenían años atrás y todo ha ido sumando para mal). Así nos va luciendo el pelo con tanto mediocre ‘arrimao' al poder.
Muchos años de paseos por la provincia rural ilustran que es casi imposible tomar un café antes de las diez de la mañana de fines de semana en épocas de máximo apogeo turístico. Que en muchos bares parece que molestas si traspasas el dintel de la puerta. Que demasiados aficionados y vividores se han acercado a la hostelería dejando la llave a la vecina (‘pa que abra'), mientras regentan la negocio a kilómetros de distancia. Que muchos pretenden cobrar a precio del Bulli, platos cuyo único mérito es que hay que ir hasta el pueblo para ‘disgustarlos'.
O el personal se pone las pilas de verdad y empieza a trabajar en serio el asunto turístico o las cifras no dejaran de bajar.
Que empiecen por ajustar los precios (que ya está bien de tanto robo). Que sigan por echar a patadas a tanto político venido a justificar su mediocridad modificando leyes y normativas cada dos días, y de paso también a tanto intermediario que intermedia con dinero público únicamente en su propio beneficio.
Pero sobre todo que no dejen entrar a esos viejos señoritos que resurgen ahora como animadores culturales-turístico-culinarios para vender las excelencias de nuestros productos (incluso cruzando el charco dicen).
Me da que así van a justificar mucho viaje a tierras lejanas en estos próximos años.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres