sábado, 19 de septiembre de 2020 05:27 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
hecho a mano

Vacío cerebral (II)

Alguien que yo sé deja el móvil y enciende el portátil, cuando apaga el ordenador coge la tablet, y mientras dura todo ese proceso tiene encendida permanentemente la tele. Por entre todas esas pantallas deambulan otros seres -vivos, respirando- a los que evidentemente nunca ve, ni siente ni padece. A ese ambiente tan entrañable antes se le decía hogar.

Archivado en: Javier Cuesta, blackberry, vacío cerebral

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Javier Cuesta
18/9/2015 - 03:30

No insistiremos en lo sabido: los grandes riesgos que el adictivo avance tecnológico tiene para la intimidad y la seguridad, los sitios ocultos en Internet llenos de contenidos ilegales y propicios para actividades delictivas; algo así como un chamizo en cada casa. Pero fijémonos sólo en el peligro para el equilibrio individual y la estabilidad familiar, para las relaciones sociales auténticas y los valores que enriquecían a las personas; en suma, para el bien más preciado del hombre: su libertad. Fijémonos en lo que Han, el filósofo alemán de moda, llama "exhibicionismo digital", la degeneración de una sociedad dominada por el narcisismo y la incapacidad de dedicarse al "otro". Sí, inhabilitados para percibir la existencia de los demás. Dice el pensador que en el mundo virtual el otro desaparece y que ese camino lleva a la depresión, trastorno que se agudiza aún más en las redes sociales que son el paradigma de ese afán por exhibirse; pone facebook como ejemplo de un espacio en el que tienes que colocarte en un escaparate para que se te reconozca. Cierto. Es el mundo de la apariencia frente al de las sensaciones verdaderas. Denota también la falta de aficiones gratas, intensas, definidas. Es como perseguir sombras, codiciar espejismos. Y, tal vez lo más penoso, detrás de ese hábito existe mucho déficit de afecto, vacío cerebral y una extensa lista de carencias. Hay en las redes obsesión por descubrir contactos de la infancia y gusto por fotos antiguas; un evidente tufillo a nostalgia que, sabemos, no es el mejor recurso para lograr la felicidad. Quien vive en esa órbita fantástica ni siquiera admitirá -ya no digo asumir- estas reflexiones ni este discurso porque toda su relación vital gira en torno a ese universo virtual.
Con la tierna intención de dulcificar un poco el entorno, los miembros ignorados de la moderna familia-tipo dibujada en el primer párrafo quisieron colocar junto a la pantalla algunas flores, pero flores secas para no desentonar con el cerebro de ese Alguien.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres