sábado, 24 de octubre de 2020 14:25 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
La conexión

Otra oportunidad para León y Valladolid

Por fin, las capitales de provincia León y Valladolid tienden a normalizar relaciones. El alcalde de León, el popular Silván, ha invitado a su colega de Valladolid, el socialista Óscar Puente, a que visite León a primeros de octubre. Es una manera de romper el hielo histórico que siempre ha congelado las relaciones entre las dos ciudades. Aunque León y Valladolid sólo están separadas por una inmensa planicie paramera parece que las separa un océano de aguas turbulentas.

Martínez Carrión
25/9/2015 - 03:30

El victimismo ha sido la enfermedad de León, mientras que la de Valladolid ha sido la arrogancia y la prepotencia. En León siempre ha habido la manía de echar la culpa al centralismo vallisoletano de todos los males de la provincia; mientras que desde Valladolid ha sido frecuente imponer la centralidad y la capitalidad frente a la diversidad de otras provincias. Enfermedades que tienen un claro diagnóstico: diálogo y negociación, pero que no se puede recetar ni se encuentra en farmacias.
El anterior alcalde de Valladolid, León de la Riva, cada vez que tenía ocasión provocaba a los leoneses con trompetazos centralistas o con descalificaciones geográficas. Con él ha sido imposible el entendimiento. Hasta tal punto que la autovía León-Valladolid será una de las últimas que se ejecuten en España cuando el nivel de dificultad orográfica es mínimo. La dificultad era política y estaba en las mentes de algunos líderes de ambos extremos, que nunca entendieron la necesidad de fortalecer el eje Valladolid-León para promocionar el desarrollo social, económico y cultural de ambas ciudades y provincias.
En León también ha habido alcaldes que han auspiciado el victimismo contra Valladolid en un intento casi siempre de justificar una mala gestión o de rebuscar votos en el sentimentalismo mal entendido desechando la razón. Hoy, la inminente llegada del AVE a León desde Valladolid significa una nueva oportunidad de acercamiento y entendimiento, como lo es el hecho de que el alcalde Silván sea un magnífico conocedor de Valladolid, incluyendo su intrahistoria, ya que ha sido su ciudad de trabajo durante muchos años y aún aspira a emigrar allí para sentarse en lo más alto del poder político. Y para conseguir ese objetivo debe fomentar la amistad con Valladolid y lo que la ciudad significa en el complicado tablero de ajedrez político de la Comunidad.
Para Óscar Puente es también una oportunidad para tender puentes con el siempre díscolo PSOE leonés, que, no se olvide, es la mayor agrupación socialista de toda la Comunidad, clave en todos los congresos regionales del partido.
Ahora que ya sabemos a qué nos llevan los populismos de todos los colores -este mismo domingo tenemos el ejemplo de Cataluña- está bien, y puede ser un ejemplo, que León y Valladolid traten de cicatrizar viejas heridas históricas y sienten las bases para el entendimiento y la colaboración en todos los campos. Una vez que ha llegado ya el AVE, ahora la urgencia es terminar de coser y vertebrar ambas ciudades con las tantas veces retrasada autovía. El tren y la carretera son dos excelentes herramientas para unir; ahora hace falta voluntad política. Ya no caben excusas.

 

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres