jueves, 22 de octubre de 2020 06:50 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
La conexión

Y, ahora, la carne, jo

Está bien que la Organización Mundial de la Salud (OMS) vele por nuestra salud, pero que lo haga sin alarmismos y con eficacia. Su informe oficial sobre los riesgos cancerígenos de la carne roja y sus derivados, sobre todo la carne procesada, ha alarmado a los consumidores y ha puesto en alerta a todo el sector agroalimentario español.

Archivado en: Francisco J. Martínez Carrión, carne roja, OMS, salud, cáncer

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Martínez Carrión
30/10/2015 - 01:10

En el caso de la provincia de León, el sector genera al año un negocio superior a los cien millones de euros y da empleo a miles de familias, mucha de ellas en el entorno rural, que es el ámbito más desprotegido, frágil y vulnerable. La carne y el embutido de León es de calidad contrastable y su elaboración está controlada por mil requisitos legales y sanitarios. No hay riesgo de ningún tipo. Como no lo hay con ningún otro tipo de carne sea de Salamanca, de Ciudad Real o de Almería. Los controles sanitarios son rigurosos y eficaces. Errores como el uso masivo de estrógenos para el engorde artificial del ganado fueron fraudes eficazmente combatidos y ya erradicados. Queda eso sí, la sospecha ante tanto uso de conservantes, colorantes y otros añadidos artificiales, cuyas fórmulas son indescifrables en la etiquetas.
Sin duda, la OMS tratar de advertir sobre los abusos de la ingesta continuada y en muy altas cantidades de este tipo de carne. Nadie come todos los días media docena de hamburguesas ni nadie se alimenta exclusivamente de chorizo secado al humo y con abundante pimentón. De los riesgos de estos alimentos ya advirtió hace décadas el doctor Culebras en León y lo hizo bien, sin alarmar y con sentido didáctico. Y él también dio la solución, que pasa, como es lógico, por mantener una dieta variada y, a ser posible, por conservar nuestra famosa dieta mediterránea, que se basa en la variedad y en el uso de mucha verdura, legumbres, aceite de oliva, fruta de temporada, leche, pescado y carne. Y un poco de vino, ojo. Es decir, como se ha comido toda la vida.
Si en algo hemos avanzado en España ha sido en la lucha contra el cáncer. Hay ya variedades de este mal que están comenzado a ser vencidas y en otras se ha logrado mejorar la calidad de los enfermos y alargar las expectativas de vida. Se ha hecho un buen trabajo en la divulgación de los factores de riesgo y la población se ha concienciado. Nunca como hasta ahora hemos estado tan cerca de vencer al cáncer. Una tremenda palabra que ya no es sinónimo de muerte segura.
Por ello sorprende el alarmismo de la OMS. Lo que genera sospechas y desconfianza. ¿Qué intereses ocultos se esconden detrás de este alarmismo?, ¿a qué multinacional o corporación de vaya usted a saber dónde le interesa remover una polémica de este tipo? La credibilidad de la OMS no atraviesa por sus mejores momentos. Fracasó al ignorar el peligro de la transmisión del ébola y se columpió, por ejemplo, al crear un auténtico estado de excepción con la gripe A, lo que acarreó pérdidas multimillonarias a la mitad de los países del mundo.
España goza hoy, en términos generales, de un eficaz servicio de control de los alimentos, amparado en leyes muy restrictivas. Fraudes siempre van a existir, pero ahora contamos con las mejores herramientas para combatirlos y erradicarlos. Hay que generar confianza en el sistema y no sembrar el pánico con alarmismos generalizados.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres