domingo, 17 de noviembre de 2019 13:31 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
hecho a mano

Jarrones chinos

A veces crees ver un atasco de coches cuando lo que estás viendo en realidad es el séquito de un acto oficial. Hay casi más jefes que indios, más cargos públicos que ciudadanos, más Administración que administrados. Hace unos días asistimos a un attrick de la veterana Clemente -por algo está siempre en el equipo ideal del seleccionador Juan Vicente- con los responsables de Consejo, Procurador y Consultivo... tanto montan, montan tanto.

Javier Cuesta
13/11/2015 - 02:20

Ahí, cuando ocurren esos tripletes, cae uno en la cuenta de la abundancia de instituciones. Y a lo mejor hasta te da por entrar en su web para espantarte con el staff de cada una. No menos de treinta empleados entre adjuntos, asesores, secretarios, coordinadores, administrativos o auxiliares. Tantos, que si les da por jugar al fútbol -y no harían mejor cosa- juntan un par de equipos en casa sin tener que llamar a nadie.

En esa visita de la presidenta de nuestras Cortes, que a su vez respondería a una previa y reciente de los ahora visitados, al parecer se habló de la aportación extraordinaria, de la importancia de la labor, de las funciones esenciales... y es casi seguro también que de sinergias. Ahora la pregunta del ciudadano: ¿y en qué me lucen a mí tales saludos y rondas de entrevistas? Más aún, ¿cuándo me he sentido yo beneficiado por esas instituciones u otras semejantes, públicas o semipúblicas? Hablamos de agencias de innovación, fundaciones de patrimonio o cultura, parques tecnológicos, consejos económicos, patronatos de turismo... Hombre, es que son organismos que -se nos dirá hasta por duplicado- controlan y vigilan, defienden y protegen, impulsan y fomentan, bla-bla y bla-bla. Ya, unos estatutos lo aguantan todo, pero lo cierto es que su existencia se acaba (auto)justificando con cuatro datos sobre los niveles de ruido o una estadística anual de los siniestros causados por corzos en las carreteras autonómicas. En términos prácticos, para la vida cotidiana de un castellano y/o leonés, tienen menos cometido que un vendedor de biblias en Rusia. Porque sus conclusiones finales son dictámenes, informes, recomendaciones o memorias. Pellizquitos en el moflete de la gran Administración, papel mojado que las demás instancias a las que se dirigen utilizan nada más para limpiarse. Por eso la cortesía de Clemente suena mucho a defensa del futuro de esos cargos, algo que les tranquiliza tal vez a ellos y nos inquieta sin duda a nosotros.

 

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres