martes, 20 de octubre de 2020 06:16 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

¿Vas al ambulatorio? No. Voy al jolgorio

Primero se actualizaron las pensiones con la llegada de la democracia y luego, con gran acierto, se abrió la veda de ir de viajes impensables en otra época con pensión completa y a precios asequibles.

Archivado en: Maximino Cañón, Benidorm, tercera edad, viajes del Imserso,

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
22/1/2016 - 03:30

Otra actividad que goza de la aceptación entre los mayores, y que en León somos muchos, son los viajes y estancias en la famosísima población de ‘Benidorm' donde, además de gozar de un clima que en tiempos sólo lo disfrutaban los ricos que se iban a invernar por esas latitudes, se ofrece confort, comida amplia y bien y puesta en la mesa sin necesidad de tener que cocinarla, que eso, sobre todo la mayoría del sexo femenino, es lo que más agradece.

Que conste que el que esto escribe ni ha ido nunca a ningún viaje del IMSERSO ni conozco Benidorm, pero si las cosas no vienen mal, todo se andará. Me explico, en función de primeras personas que han conocido, dicen, ese mundo que tiempo atrás no pudieron. Nosotros, me dice un matrimonio, nunca habíamos dormido en un hotel, pues hasta en la luna de miel nos fuimos a casa de unos parientes que teníamos en Asturias y de conocer el extranjero eso sólo en las películas cuando íbamos al cine. La mayoría, me siguen diciendo mis interlocutores, no conocíamos la universidad más que de oídas, cuando algún conocido que se había metido en la ‘armada' (policía) y nos decía con sorna que eran la policía más preparada porque cuando iban de servicio a reprimir alguna huelga o manifestación, decían: Maria prepárame la merienda que voy a la Universidad. Hoy los viajes del IMSERSO son, como dicen los jóvenes de esta época, casi lugares de culto pues se conoce gente, se come, se baila y no se suelen tomar sustancias ilegales y peligrosas para la salud. La mayoría proviene de la época de los ‘guateques' en donde los brazos eran como parachoques impidiéndote cualquier acercamiento no deseado mientras se bailaba a lo ‘agarrao'. Las verdaderas pretensiones de la llamada tercera edad es intentar recuperar el tiempo pasado. En definitiva, que vale más que la gente se vea en los hoteles, viajes y bailes los años que queden, que a lo mejor son muchos, que no en grandes hospitales, por muchos adelantos que tengan. No obstante conviene destacar lo siguiente: una cosa es tener la misma edad y otra los mismos gustos.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres