lunes, 24 de febrero de 2020 19:22 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
hecho a mano

Papeleo

Aunque luego hayamos (mal)gastado mayormente nuestra biografía en la ciudad, los que venimos del mundo rural conservamos -intuyo- otra visión de las cosas ya para siempre, que acaso tenga que ver con esa forma distinta de concebir la vida allí. Como no tenían tiempo que perder, lo que más aborrecían las gentes en el pueblín era arreglar trámites -cien veces preferían segar a guadaña- y esas odiosas tareas las encaraban malhumorados con una expresión despectiva: papeleo. Añoro esos palabros, no muy académicos a veces, que ganan en expresividad y economía del lenguaje lo que pierden en ortodoxia.

Archivado en: Javier Cuesta, subvenciones, papeleo, burocracia, administración mastodonte,

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Javier Cuesta
04/3/2016 - 01:10

Pues al final el papeleo ha triunfado porque, claro, son muchos los que han de vivir de él y cobrar por ello. La Administración es un mastodonte, su reforma y funcionamiento la gran asignatura pendiente. Vivimos en un país congestionado por la burocracia y así el día a día es una rémora, un atasco entre trámites, solicitudes, sellos, instancias, certificados... De forma que el pobre paisano de Veneros tiene que llegarse hasta Boñar a rellenar un escrito y pedir permiso para cortar un roble que es suyo, mientras en ese tiempo antes ya lo hubiera serrado, `rachado´ y metido en la lumbre. Y ese atareado compatriota en vez de un buen leñar en casa lo que tiene hoy son impresos y legajos hasta acabar rodeado de carpetas A Z como si fuese un letrado.
Mil ejemplos: que te concedan una ayuda pública no es un premio, es un castigo: necesitas un gestor para poder cobrarla y justificarla. Me lo confirmaba una compañía de teatro berciana, que añadía algo más para el bochorno: esa mísera subvención la quieren, además, lucir y divulgar todo lo posible. Y obligan al beneficiario a acudir a una foto con el organismo que otorgó la ayuda. Y le hacen perder otro día para que los medios aireen la noticia. Todo está montado así. ¿Otro caso?: para vender un piso necesitas casi el concurso de inmobiliaria y abogado, tras gastar la mitad de su valor en protocolos, notario, registro, plusvalías... o en algo nuevo obligatorio que han bautizado ‘Certificado de suficiencia energética'. ¡Ole! ¿y cómo pudimos arreglarnos veinte siglos sin ese papelajo, a qué les suena eso? Yo se lo diré, suena a concesión a arquitectos y/o aparejadores para rescatarles un poco de su crisis, y suena a pagar tasas en la Junta por presentarlo después. Al papeleo se suma el saqueo. Hemos entrado, sin duda, en la modernidad.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres