viernes, 22 de noviembre de 2019 11:12 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
hecho a mano

Nuestros redentores

Para los viejos cinéfilos es un tesoro la cadena de televisión TCM, muy dedicada al cine clásico. Ahí he vuelto a ver la estupenda película Zelig, que inmediatamente me recordó a ciertas celebridades locales. En el falso documental de Woody Allen, el hombrecillo aquel se mimetizaba con el sujeto que tenía al lado y aparecía así en los lugares más insospechados, al lado del Papa o de Hitler, convertido en rabino, en dirigente nazi o en cardenal.

Archivado en: Javier Cuesta, Zelig, redentores

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Javier Cuesta
18/3/2016 - 01:10

Alguna tipología similar parece existir en nuestro surtido patio leonés, en el que tantos personajes son casi omnipresentes como Zelig, el hombre camaleón. Los verán en el periódico día sí día también: en el bar de moda, en toda inauguración, en la fiesta de los toros, en una reunión de cocineros, celebrando el día de las enfermedades raras, en la campaña de lencería de El Corte Inglés, en los actos de San Valentín o de Semana Santa, en un concurso de poesía, en otro de fotos, colgando un cuadro en el Musac, en una carrera solidaria, presentando un libro de viajes, entre la reina y damas de honor de las fiestas o... yo qué sé, jugando con el alcalde a piedra, papel, tijera. Da igual, si es que les da lo mismo, cualquier lugar es bueno, cualquier evento es mejor. En todo espacio se hallan, dominan todos los terrenos, controlan todas las artes, tocan todos los instrumentos. Decía Barret que si algo nos descubre el carácter de una persona, no es ciertamente lo que hace para ganarse la vida sino lo que hace cuando no tiene nada que hacer. Ubicuos, hiperactivos, multiorgásmicos. Son de esa especie a la que ahora los modernos bautizarían -supongo- como ‘homo asertivo' o algo así, para ponerlo como ejemplo de aquel que nunca dice no a nada, protagonista siempre, perejil en todas las salsas. Voy fabricando la carcasa, ponga usted nombres propios, no voy a hacerlo yo todo.
Son tipos admirables, devenidos en verdaderos fenómenos mediáticos de tanto posar, desfilar u ofrecerse, están a gusto en todo habitat, encajan perfectamente en cualquier acto y se prestan a lo que salga: pueden verlos entrevistando a alguien o auto-entrevistándose, entregando una medalla o entregándosela a sí mismos... A diferencia de Zelig estos seres existen. Y están aquí para salvarnos. Así que no sé a usted pero a mí cuando los veo, aunque da ya mucha pereza a mis años, me entran ganas de pedir la portabilidad para Asturias o el País Vasco.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres