jueves, 21 de noviembre de 2019 13:02 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Polémicas elecciones a rector

Lio electoral en la Universidad de León

La Universidad de León vive unos complicados momentos. Hoy, 22 de marzo, era el día fijado para que se decidiera el nuevo rector, aunque hubiera que acudir a la segunda vuelta si ninguno de los dos candidatos lograba la mayoría absoluta (mas del 50% de los votos) en la primera vuelta del 10 de marzo. Pero seguimos con Hermida como rector en funciones y sin saber por dónde discurrirán los acontecimientos los próximos días. Y lo más probable es que haya lío para rato. Todo un escándalo. Incluido un correo que circula del presidente de la Junta Electoral, Ángel Alonso, descalificando el proceso electoral y los recursos del candidato perdedor solicitando "el voto reparador para el candidato Marín". El presidente de la Junta Electoral tomando partido... Qué pena...


Archivado en: elecciones, Universidad de león, elecciones ULE, rector ULE, Chamosa, Marín, Alonso

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

gentedigital.es
22/3/2016 - 23:24

"Este correo, personal, lo dirijo a los que bien me conocéis y que conocéis, asimismo, mi compromiso con la Universidad como institución diferenciada, que tiene que ser confiable y acumular capital reputacional, sí o sí, para el mejor logro de su misión". Así empieza el email "personal" que, desde su cuenta institucional lanzaba hoy a las 13.40 horas Ángel Alonso a miembros de las listas de correo de la Universidad de León. En él, el presidente de la Junta Electoral emite su opinión sobre lo que califica como "el enredo innecesario, estéril, en el que se ha convertido el actual proceso electoral, fruto del capricho y el desdén, de matriz autoritaria, hacia el derecho y la norma democrática".

Tras describir distintas partes del proceso, en tono tendencioso, concluye: "He visto, en suma, a la candidatura perdedora realizar el conteo sin contabilizar los votos en blanco, como mandan las normas. La he visto felicitar al vencedor, desfelicitarle, rechazar los resultados a continuación y la he visto, para colmo de despropósitos, deslegitimar a la Junta Electoral en los medios de comunicación poniéndola de su parte. Comportamientos encadenados con una única divisa: tronar la Institución.

Para colmo, saltándose la imparcialidad y neutralidad a la que está obligado el profesor Alonso Álvarez por su condición de presidente de la Junta Electoral, finaliza su correo con la explícita petición de voto para el candidato Juan Francisco García Marín. "No oculto que como elector, sin embargo, lo confieso en privado, para vosotros, que tan bien me conocéis por las muchas conversaciones tenidas, que más prefiero, en la segunda vuelta, que la institución, sus distintos sectores, emitieran un voto reparador a favor del Sr. Marín. Mucho bien haría a la ULE y mucho bien sería para su salud democrática y gran valor tendría para futuros casos que, ojalá, no se produzcan".

 

Entre la nueva fecha para la segunda vuelta y la anulación del proceso

Ya es sabido que el 10 de marzo Marín superó a Chamosa con el 50,7% de los votos o el 48,5%, dependiendo de si se toma en cuenta el criterio de contar los votos en blanco o solo los válidamente emitidos a cada candidatura. Chamosa recurrió y la Junta Electoral primero consideró los votos en blancos pero sin tenerlos en cuenta en una votación igualada que decidió el voto de calidad del presidente. Después tomó la decisión salomónica de admitir los votos en blanco, pero sin convocar la segunda vuelta para el 22 de marzo, fecha indicada en el calendario electoral, por la situación semivacacional de la universidad. Es decir, la decisión no convenció a ninguno de los dos candidatos. Daba la razón a Chamosa, pero retrasaba las lecciones sine die para no perjudicar el voto estudiantil de Marín por las vacaciones.

La Junta Electoral decide esta mañana del miércoles 23 a partir del mediodía  la fecha de la segunda vuelta, pero curiosamente Marín ha convocado una rueda de prensa, quizá para comenta el bochornoso espectáculo electoral y para volver a proclamarse ganador de las elecciones y por tanto rector. Quizá hasta terminen anulándose  las elecciones ante un proceso electoral excesivamente viciado y que nadie sabe hasta dónde puede llegar en su camino de degradación, polémica y acusaciones de manipulación. Un mal proceso que puede terminar haciendo rodar cabezas. Cada candidatura maneja trapos sucios del rival e incluso correos del presidente de la junta electoral. Y todo ello en una institución que debía marcar la pauta de educación, honestidad y ejemplaridad en la sociedad leonesa.

Seguiremos informando...

 

 

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 5

5 | Verónica García Pérez - 26/3/2016 - 00:11

Aclarar que el escrito-comentario, tan ..."elaborado" publicado el 24/03/2016 a las 00:25, no lo he escrito yo. Por lo que agradecería que el/la responsable de "gentedigital", modificara el nombre del mismo. Pueden comprobarlo por el email que es obligatorio facilitar para enviar el comentario. Y si no lo tienen (el nombre), pues considérenlo como un anónimo. Muchas gracias

4 | Verónica García Pérez - 26/3/2016 - 00:11

Aclarar que el escrito-comentario, tan ..."elaborado" publicado el 24/03/2016 a las 00:25, no lo he escrito yo. Por lo que agradecería que el/la responsable de "gentedigital", modificara el nombre del mismo. Pueden comprobarlo por el email que es obligatorio facilitar para enviar el comentario. Y si no lo tienen (el nombre), pues considérenlo como un anónimo. Muchas gracias

3 | Juana fdez - 24/3/2016 - 00:55

Leído el voto particular III de miembros de la junta electoral, sin tanto rollo y sin expresiones que ni aparecen en el Estatuto queda todo muy claro.
Y ciertamente lamentable el espectáculo que se está dando.

2 | Veronico Garciua Perez - 24/3/2016 - 00:25

Tal y como se había solicitado, la Junta Electoral ha aceptado la celebración de una segunda vuelta en las elecciones a Rector de la Universidad de León

Solo me ha movido en mi reclamación la defensa de la libertad de decidir libremente expresada y el respeto escrupuloso a la legalidad y el reconocimiento al valor de todos los votos: hecho que recoge la legislación electoral en todas partes.

En la primera vuelta de las elecciones, celebrada el día 10 de marzo, ningún candidato llegó a alcanzar la mayoría del 50 % de los votos, como reconoció la propia Junta Electoral en la proclamación provisional de resultados.

Denuncio que no se haya respetado el calendario para la celebración de las elecciones, en concreto para la segunda vuelta fijada para el día 22 de marzo, tal y como se estableció en su día por la propia Junta Electoral, estando en pleno periodo de actividad docente de la Universidad.

Reclamo que se arbitren las medidas para que el voto pueda emitirse de manera libre y no sometido a la presión ni a la coacción de nadie, tal y como he solicitado por escrito a la Junta Electoral de la Universidad.

Me reafirmo en mi convicción de que no todo vale. Que las medias verdades, la demagogia y la manipulación no pueden ser los instrumentos que se usen para influir en la decisión de las personas. La Universidad ha de ser una institución en la que primen los principios y los valores. Ahora, y más que nunca, esa es la Universidad en la que creo.

MOTIVOS DEL RECURSO:

I. Falta del cómputo de los votos en blanco para la determinación de las mayorías a que hace referencia el art. 79 del Estatuto de la Universidad de León.

a. Tratamiento del voto en blanco. Voto válidamente emitido.

El voto en blanco se contempla en el Reglamento Electoral de la Universidad de León, en el art. 32.3, considerando el mismo como aquel emitido en sobre oficial que no contenga papeleta o, si conteniéndola, ninguno de los nombres de la misma se encontrara debidamente señalado; estableciendo el art. 34 la necesidad en el Acta de escrutinio de contemplar el número de votos obtenido por cada candidato, el de los votos nulos y el de los votos en blanco.

Que el voto en blanco es un voto válidamente emitido ya se deduce implícitamente de la literalidad de las normas señaladas del Reglamento Electoral de la ULE, pero también de lo prevenido en el art. 96 de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General de 19 de junio de 1985, que en su art. 96 diferencia netamente los votos nulos de los votos en blanco, precisándose en el apartado 5º que los votos en blanco son votos válidos, lo que dio lugar a que la Junta Electoral Central, entre otros, en su acuerdo de 27 de mayo de 1991 señalara que los votos válidos son los emitidos en favor de las candidaturas más los votos en blanco y que, en consecuencia, en orden al cálculo de la llamada barrera electoral, han de computarse los votos emitidos en favor de las candidaturas más los votos en blanco, excluyendo únicamente del cómputo a los referidos efectos, los votos declarados nulos, cuestión que reitera el Acuerdo 285/2000 de 7 de marzo de 2000, añadiendo que es “una opción del elector” y 350/2000 de 12 de marzo de 2000, siendo hoy esta una cuestión claramente superada. Al albur de lo manifestado es preciso hacer notar la aplicabilidad, siquiera interpretativa de lo reseñado, por cuanto la Disposición Adicional Primera del Reglamento Electoral de la ULE, establece que la legislación general electoral del Estado tendrá carácter supletorio con respecto a este Reglamento. Contemplándose en ambas normas la validez del voto en blanco, estaremos en situación de admitir la aplicabilidad de las resoluciones del máximo órgano estatal respecto a la interpretación del voto en blanco.

b. La nociva perspectiva de equiparar el voto en blanco al voto nulo. Consecuencias jurídicas.

Tanto en la Ley Orgánica Electoral General como en el propio Reglamento de la ULE, dimanante del Estatuto que le es propio a la Universidad de León, el voto nulo se configura como aquel que carece de cualquier valor o relevancia y que por tanto no nace al mundo jurídico ni despliega efecto alguno, encontrando el valor de su nulidad bien en la imposibilidad de apreciar la intención del sujeto elector, bien por constituir una mofa al propio acto electoral, incluyendo dibujos, frases despectivas, candidatos tachados en la integridad del nombre, etc.

Por tanto, nunca puede equipararse, ni siquiera a nivel de efectos, el voto blanco, válidamente emitido, con el voto nulo, por cuanto en las Actas que dan fe de los resultados electorales, la suma de los votos emitidos la componen aquellos prestados a candidaturas concretas más los denominados votos en blanco; votos que integrados en tal generalidad son parte y limitan, como dijera la Junta Electoral Central, la llamada “barrera electoral”.

Esto, es sin embargo lo que ha ocurrido en la presente elección, que se ha contabilizado el voto en blanco con el mismo valor que el voto nulo, es decir, ninguno, no haciéndolo partícipe para el cálculo de la barrera electoral. De este modo el voto inválido en sí mismo adquiere el mismo valor que el voto en blanco debidamente prestado.

c. El contenido del voto en blanco. El voto en blanco a candidaturas. Ponderación.

Parece claro que el contenido del voto en blanco consiste en una declaración personal del elector, que en uso de su derecho democrático manifiesta no estar conforme con el contenido electoral de ninguno de los programas que las distintas candidaturas ofrecen. Es un voto que debe de ser contemplado en tal medida, so pena de hurtar sus efectos y consecuentemente dejar vacía de contenido la intención del elector.

No puede interpretarse como voto válido, únicamente el positivo a una determinada candidatura. También el voto negativo es un voto válido. Pero no sólo eso. Es un voto válido a candidaturas con carácter negativo. No es posible perderse en la semántica al objeto de anular el valor intrínseco de los votos en blanco. Son votos a candidaturas pero de carácter negativo. En los mismos se indica que expresamente el elector, como cuestión negativa a resaltar, no concede su apoyo a ninguna de las candidaturas presentadas, pero que, obviamente, desea que tal crítica sea tenida en cuenta y pueda influir en el juego de las mayorías, estableciendo límites en la barrera electoral.

En consecuencia, y por higiene democrática, es preciso convenir que los votos en blanco gozan de la consideración de votos negativos a las candidaturas presentadas y por lo tanto, participan de la condición de votos a candidaturas.

Y, claro es, uno de los efectos es forzar la necesidad del acceso de los candidatos más votados a una segunda vuelta.

Señalar de manera contundente que en la legislación citada, en ninguna parte se contempla de manera expresa y literal que no deban de ser tenidos en cuenta los votos en blanco a las candidaturas presentadas.

d. El juego de las normas legales de aplicación.

El art. 20.3 de la Ley Orgánica de Universidades establece que los coeficientes de ponderación se aplicarán al voto a candidaturas válidamente emitido en cada sector. La norma, lejos de contradecir la interpretación que se ha realizado, la afianza de manera sustancial. Se habla de voto de candidaturas y de que esté válidamente emitido. Si estamos conformes con que el voto en blanco es un voto válidamente emitido, lo estaremos en asentir que el mismo es computable respecto de la generalidad de los válidamente emitidos, y constituye un voto negativo, como se ha dicho, a todas las candidaturas presentadas, pero que no puede ser excluido de aquel cómputo general de votos válidos que delimitará el alcance de la elección.

Este espíritu se recoge asimismo en el art. 79 del Estatuto de la Universidad de León y posterior Reglamento, que lejos de contradecir a la Ley Orgánica, la concretan, determinan y desarrollan, en virtud de la autonomía universitaria. Así, el art. 79.3 establece que: “la Junta Electoral de la Universidad será el órgano encargado de aplicar los coeficientes de ponderación de votos a candidaturas, válidamente emitidos, en cada elección, conforme a la siguiente fórmula, en la que se considerará hasta el cuarto decimal:

Porcentaje asignado al sector.
Coeficiente de ponderación de =
cada sector Numero de votos válidos
emitidos en el sector

En consecuencia, la Junta Electoral aplicará los votos válidamente emitidos (obsérvese claramente determinados entre comas), a las candidaturas, cuestión que ya se desvela como indiscutible en la aplicación de la fórmula matemática que en el dividendo sitúa el número de votos válidos (art. 32 del Reglamento) emitidos en el sector, como determinante final del porcentaje a obtener y por tanto, de la barrera electoral.

De igual forma se pronuncia el número 4 de la misma norma estatutaria, declarando que “será proclamado Rector, en primera vuelta, el candidato que logre más de la mitad del valor numérico de la suma de los votos a candidaturas, válidamente emitidos (de nuevo el voto en blanco se encuentra declarado válido en el art. 32 del Reglamento Electoral), ponderados conforme a lo dispuesto en el presente artículo (esto es, conforme a la fórmula antes reseñada).

Por su parte, el punto 5º de la citada norma, establece como excepción la imposibilidad de ir a una segunda vuelta cuando sólo exista un candidato, lo que se contempla de igual forma en el art. 45 del Reglamento Electoral. La finalidad teleológica de todas estas normas es clara, habilitar la posibilidad de una segunda vuelta en el caso de dos candidaturas, lo cual, no se excluye.

e. Reseña respecto de otras Universidades.

En la Universidad de Cantabria, donde hubo elecciones el mismo día 10 de marzo, se incluyeron en el Acta con suma aritmética a los votos a candidaturas, los votos en blanco, para obtener los votos totales emitidos para constituir la barrera electoral, como se acredita con el Acta que se adjunta, siendo la redacción tanto de su Estatuto como de su Reglamento similar al de la ULE.

Una situación semejante se da en la Universidad de Cádiz. Como se observa en el documento que se adjunta, “Resolución de la Junta Electoral de 13 de marzo de 2015, por la que se informa de datos definitivos derivados de errores en los datos de la aplicación informática”, se contabilizan los votos en blanco. El Reglamento Electoral al efecto de la contabilización de los votos se remite al art. 55 del Estatuto que establece “el voto para la elección del Rector será ponderado por sectores de la comunidad universitaria…, conforme a los porcentajes que se establecen en los presentes Estatutos para la composición del claustro, aplicados sobre el total del voto a candidaturas válidamente emitido por la comunidad universitaria”. Recogido en sus Estatutos el voto en blanco como voto válido, de nuevo la Universidad de Cádiz interpreta éste como un voto negativo a candidaturas y por tanto, que necesariamente ha de ser tenido en cuenta a la hora de establecer la barrera electoral.

De igual manera, la Universidad de Burgos. No así en la de Valladolid, que sin embargo lo excluye expresamente, deducido de la fórmula que aplican para obtener el voto ponderado, sin lugar a dudas.

f. Consecuencia.

La consecuencia de todo ello reside en determinar que si esa Junta Electoral hubiera tenido en cuenta los votos en blanco, ninguno de los candidatos habría obtenido la mayoría exigida por el art. 79 del Estatuto de la Universidad de León, haciendo precisa una segunda vuelta en la cual se determinara con absoluta claridad la intención de voto de los titulares del derecho a sufragio activo, pudiendo ser rescatados como positivos votos que en la primera vuelta figuraron en blanco, como negativos.


II. Irregularidades denunciadas por esta candidatura que han podido alterar el resultado democrático de las elecciones.

La escasa diferencia entre los candidatos, décimas, supone la necesidad de un estricto control del juego limpio en la jornada electoral, por cuanto la admisión de que hubieran podido producirse actitudes coactivas o, la realización de campaña electoral o proselitismo en esta jornada, habrá de ser considerada como de una gravedad extrema, pues bastaría un número pequeño de casos para modificar la verdadera voluntad del electorado en unas elecciones de tanta trascendencia.

Todos estos casos han sido debidamente acreditados ante la Junta Electoral con pruebas testificales y documentales y no se recogen en este comunicado por contener datos personales.

La cuestión pues se reduce de manera general a denunciar la existencia de un actuar contrario a las normas electorales, que perjudica seriamente a un candidato, titular del derecho pasivo de sufragio, al producirse un despliegue de los miembros de la candidatura contraria, en relación siempre con los alumnos, ofreciendo las papeletas de voto y efectuando campaña electoral en el día de la votación en que la misma se encuentra vetada y proscrita. De esta forma queda patente respecto de lo relatado la falta de transparencia del resultado, que obliga a solicitar la nulidad de las elecciones y su repetición. Teniendo esa Junta Electoral tres días para resolver sobre el contenido del presente escrito, este candidato se pone a su disposición al objeto de ampliar documentación respecto de los hechos denunciados; documentación gráfica que en estos momentos se recopila por parte de los colaboradores de esta candidatura.

1 | Verónica García Pérez - 23/3/2016 - 18:44

El 10 de Marzo, el candidato Marín obtuvo el 50,7% de los votos "válidamente emitidos a candidatura", lo que implica que los votos en blanco no son cuantificables para ningún candidato. Solo hay que leer el art. 79 del Estatuto de la Universidad. Y de esto se deduce que los componentes de la Junta Electoral, tanto los que votaron a favor de contabilizar los votos en blanco como los que se abstuvieron, ni se lo leyeron. Lo penoso es que el profesor Chamosa presentara una reclamación "pidiendo que se contabilizarán". Le conozco poco, pero me da la sensación de que la iniciativa no partió de él, sino de ese entorno nocivo mal escogido con el que presentó y que le ha llevado a perder estas elecciones. En cuanto a los componentes de la Junta Electoral, en los relativos al sector de los estudiantes, a nivel personal, cada uno que vote a quien quiera, libremente, ¡faltaría más!. Pero deberían haber recordado que están ahí porque los eligieron sus compañeros, los estudiantes. Y en cuanto al componente que en la "admisión de cuantificar los votos en blanco", votó en blanco y sin embargo en la consulta sobre la celebración de una segunda vuelta, se decantó por el "sí", mejor que se vaya a su casa; porque siendo profesor de derecho, quien mejor que usted para documentarse...Hay Jurisprudencia sobre la contabilización de los votos en blanco. Claro que si no se leen un artículo del Estatuto de la Universidad, ¿cómo van a invertir una hora en buscar esa Jurisprudencia? Y en cuanto al profesor Ángel Alonso, creo que es muy fácil sacar las cosas de contexto, y al que ha sido coherente en su cargo de Presidente, y conocedor de las normas, después de ejercer sus decisiones como tal, se ha generado un enemigo cuantificado en un 49,3% de la comunidad universitaria. Le felicito desde aquí por no amedrentarse ante ninguna presión. Porque se me olvidaba: en la Comunidad Universitaria, todos son libres de votar a quien quieran, o de no votar. Pero a casi nadie se le oye decir a quién ha votado.
Ojalá todo fuese más limpio, con menos cargos, menos cinismo. Y valorando más a los estudiantes, que no son clientes, porque la Universidad no es ni la empresa,ni el cortijo particular de nadie.
Ojalá el PDI se dedicara a eso, a la docencia y a la investigacón. El PAS a trabajar en su puesto, sin fastidiar al de al lado, ni intentar acaparar cargos para ganar un complemento más. Serían más libres y votarían con más acierto al informarse sobre los candidatos, hablando con otros compañeros. Por cierto, al Profesor Chamosa le conozco muy poco, al Profesor Marín, creo que le he visto tres veces y al Profesor Ángel Alonso otras tres. En cuanto al email que el Profesor Ángel Alonso envió a un grupo de los que consideraba amigos, deja bien claro que lo hace a título personal y entiendo era un grupo reducido. A título personal, entiendo que está en su derecho de emitir la opinión que le plazca. Otra situación es que lo hubiera hecho como Presidente de la Junta Electoral, cosa que no ha sucedido. Y como en todo grupo reducido, si ustedes tienen ese email, es porque siempre hay un Judas. Es lamentable.

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres