jueves, 4 de junio de 2020 01:27 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

Tambores lejanos

Aunque el título de la columna se asemeje a una antigua películas en la que Gary Cooper, uno de los ‘Jichos' favoritos de la chavalería de entonces, protagonizaba, nada tiene que ver con lo que quiero expresar.

Archivado en: Maximino Cañón, Semana Santa, León, tambores de semana santa, emigración, Gary Cooper, procesiones,

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
01/4/2016 - 02:20

Cuando uno era pequeño y cualquier acontecimiento en la calle nos motivaba al máximo, las procesiones eran las que se llevaban la palma. Sobre el sonido de los tambores que por aquel entonces producían las bandas de cornetas y tambores así como las de música del Regimiento de Burgos y de Aviación, vivero en el que las orquestas de baile se nutrían, hoy día solo quedan de aquellos soldados, que marcaban el paso al ritmo de los tambores y cornetas, los que voluntariamente escoltan a los pasos encomendados, dando color y rigor a las procesiones. Pero hay una cosa incontestable, las calles se encuentran con más gente en las aceras que en los tiempos en que casi era obligatorio el verlas, al estar prohibida cualquier otra manifestación lúdica, que no fuera religiosa o de pasión. Las procesiones dan una vida a las ciudades que no tienen a lo largo del año. Se han fomentado las mismas. Se las ha dotado de un sonido inequívoco, cada paso, o casi, lleva su banda de cornetas y tambores o agrupación musical, eso si, con uniformes que en muchos casos inducen a la confusión. Si el tiempo no lo impide son fechas en las que nos encontramos con caras conocidas que durante el resto del año están fuera, donde se han hallado el medio de vida que aquí no hemos podido darles. Se producen encuentros y despedidas que impregnan de alegría y de pena muchos hogares. Ya se pasó la Semana Santa. Ya es la hora de volver cada uno a sus obligaciones y de dejar aquí a muchos seres queridos con la esperanza de llegue el verano para volver, sin perder nunca la esperanza que un milagro laboral permita el regreso a casa de manera definitiva. Mientras tanto, muchos de los que aquí quedan, sobre todo los mayores, tararean por debajo aquellas rimas de Gustavo Adolfo Bécquer que dicen: "Volverán las oscuras golondrinas...", pero pensando que la mayoría de los que encontraron la vida en otros sitios ésos, ésos, ya "no volverán" más que para ver su familia. Al tiempo que los tambores, que avisaban de la llegada de las procesiones, ahora se escuchan lejanos.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres