jueves, 3 de diciembre de 2020 19:11 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

Con la nariz tapada

Cada vez que llegan unas elecciones nos entra un hormiguillo a la misma velocidad que nos sale el cabreo por el coste que conlleva la repetición de las mismas, a cuenta de de los españoles. Después te reúnes con conocidos y amigos en la barra de un bar o en la calle paseando y, como no, siempre sale a colación algo de lo que has visto u oído en los diferentes medios sobre la campaña bis que se avecina. Los posicionamientos  son variados, por algo estamos en democracia.

Archivado en: Maximino Cañón, elecciones, Nicolás Redondo

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
23/6/2016 - 02:20

Cada cual arrima, como es lógico, el ascua a su partido y, aunque comienza diciendo que él de política pasa y no le interesa, acto seguido, ante la postura del resto de amigos manifestando sus preferencias saca lo que tiene dentro. Total que, digamos lo que digamos, cada español tiene una ideología diferente, como los aficionados al fútbol a la hora de configurar una selección. Y como dicen los entendidos, cada AFICIONADO lleva un seleccionador en su interior. Pues lo mismo pasa con la política. La realidad es que las preferencias a la hora de elegir partido las determinan las situaciones en las que la gente se encuentra. El conservador votará a un partido de parecida ideología, aunque a veces lo haga a regañadientes. El de centro, hará lo mismo si encuentra un partido de esa ideología y, si no, al que más se le acerque. Los de izquierdas ahora se encuentran en un constante examen de conciencia porque en este momento la oferta es variopinta y llena de confusión. Unos se juntan y otros no se ajuntan. Lo que pasa es que al final, a la vista de lo que salga, va a ser difícil mezclar churras con merinas y cada uno votará al de siempre y los nuevos, también votarán a los nuevos. El descontento que se palpa, así como el desencanto ideológico, se puede entender en una manifestación que el histórico dirigente de la UGT, Nicolás Redondo hizo en una entrevista: “Yo a votar voy con la nariz tapada pero voto al PSOE”. Y ya se sabe, de esta forma los resultados no van a oler a jazmín. En consecuencia, si la cosa sigue como está, a lo mejor voy  a depositar el voto con mascarilla, por si me pican los ‘moscones’, que son mayores que los mosquitos.
P.D.  Y como nos dijo el padre de mi amigo Albino cuando  volvíamos  tarde del cine y nos disculpamos diciendo que nos habíamos entretenido con unos amigos: No me presentéis más gente, que ya conozco bastante. ¿Entiendes?

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres