martes, 4 de agosto de 2020 08:44 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Un amigo de León

El 'Tren de Matallana', echando chispas sin carbón

Vivo casi en frente de la Estación de Matallana, para mí tendrá siempre ese nombre, y cada día desde el balcón visualizo con imágenes lo que fueron aquellos años en los que la estación era el termómetro de la vida que proporcionaba la ribera del Torío y la Montaña Central. Bien es cierto que por aquellos tiempos pocos de los habitantes de los queridos pueblos tenían otro medio de transporte para trasladar viajeros y mercancías, sobre todo a la capital, y por eso el ‘tren de Matallana’ jugó un papel inolvidable.

Archivado en: Maximino Cañón, Feve, Tren de Matallana, Tren de La Robla

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
23/9/2016 - 02:20

Después me enteré de que dicho ferrocarril pertenecía a lo que hoy tan de moda está  por la  nula solución a los problemas de funcionamiento, FEVE (Ferrocarriles Españoles de Vía Estrecha). Soy consciente de que el ‘tren de la Robla o de Matallana’ no puede tener una vida como la de  aquellos años en los que solamente algunos tenían medio propio de transporte. Pero también es cierto que hoy se pueden buscar soluciones a base de itinerarios imaginativos que permitan el mantenimiento tanto de los puestos de trabajo como de vida a buena parte de esos pueblos por los que el ferrocarril discurre. No se trata de meter la cabeza bajo el ala y que vengan otros y lo arreglen, o lo desarreglen, que hay mucho dinero invertido bajo la presidencia de Ángel Villalba, sobre todo en nuestra provincia, para que ahora, después de cambios de partido en el gobierno y de ‘amagos estériles para tontos’, la casa siga sucia teniendo buenas escobas. ¡Que no somos pánfilos, coño! Decía irritado un ribereño. Donde están aquellos trabajadores que en vísperas electorales se dedicaban, aparentemente, a laborar en  los alrededores de las vías, o donde  les mandaran, para  fingir que…, y así sucesivamente. Creo que con un mínimo de criterio político, y un contrastado conocimiento empresarial (que no se tiene) se puede, sino hacer rentable, si menos deficitario dando un servicio público que aproveche lo que hay hecho. En definitiva, y como dice el refrán, ‘Dios da mocos a quien no tiene narices’. Ya está bien de trasbordo en La Asunción para llegar a Padre Isla  si no queremos hacer noche en San Feliz para ir a La Vecilla. Expreso todo esto con el  mejor deseo para que la solución al problema  no quede en vía muerta, por aquello de “el  muerto al hoyo y el vivo a bollo”.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres