jueves, 28 de mayo de 2020 18:34 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Mis apuntes

Calor

No me cabe ninguna duda que la palabra que titula esta columna ha sido la más repetida en este verano que tanto está dando de sí. Calor, bochorno, calorazo, sudores, asfixia.... Pareciera que el sur se hubiera instalado en el norte con ganas de quedarse para rato. Y es que no estamos para nada acostumbrados a estas temperaturas que achicharran al personal y que hacen de las noches los momentos más agradables para el paseo y la charla. Porque cualquiera se atreve a darle a la sin hueso con esta solana en pleno asfalto.

Archivado en: Ana Isabel Ferreras, calor, Gradefes, Concha Casado, Monasterio de Gradefes

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Ana Isabel Ferreras
09/9/2016 - 01:10

Calla que los más afortunados todavía gozamos de la protección de nuestros pequeños pueblos, donde a pesar del termómetro, los pocos caminos de arboleda que se resisten a desaparecer, nos hacen el estío más agradable, y el adobe refresca estas largas y traicioneras sobremesas.
Un excelente verano para las piscinas y las terrazas, para las fiestas y los reencuentros, las comilonas y los bailes. Un verano más donde los munícipes se esmeran en llenar estresantes carteles de programación y mayores anuncios de prensa con tal y cual feria y actividades mil, en una simple y llana competición que ellos mismos se montan. Otra cosa más seria es qué medios y cómo se hacen después las valoraciones: el pueblo llano al que lo único que le importa es que le den de comer, y apañar algún que otro regalito; el cargo público que lo único que quiere es verse en la foto del día, (si es rodeado de colegas con poder de partido mejor, más se le sube el ego); y los palmeros de turno que siempre bailan al son que más les interese. Es muy gracioso ver cómo los unos se hacen la pelota a los otros, sólo hay que sentarse y observar.
Pero este verano en Gradefes nos hemos quedado un poco huérfanos, o así nos hemos sentido algunos. Nos dijo adiós Doña Concha Casado, la que fue vecina y compañera durante sus largos períodos de residencia en el Monasterio, donde compartía con la familia cisterciense que tanto cariño y sosiego le brindaba y ahora tanto la añora. Doña Concha desde su ventana del compás, engarzando pequeños rosarios en sacos de rafia seguirá velando por esta tierra y sus artesanos. Sin ninguna duda.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres