lunes, 4 de julio de 2022 17:04 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Mentiras y engaños

El garbanzo pico pardal

Una mentira por repetida no termina convirtiéndose en verdad. Aunque dicten sentencia algunos jueces, una variedad de garbanzo no se crea por generación espontánea, ni al margen de la lógica científica y de la verdad.

Archivado en: Nicolas Pérez Hidalgo, garbanzo pico pardal, Astorga, cecina

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Nicolás Pérez Hidalgo
30/9/2016 - 01:10

Que se han sembrado garbanzos en Astorga, en las comarcas vecinas y en otras más lejanas, no es discutido ni discutible. Que esos garbanzos tenían unas características morfológicas determinadas (y variadas), tampoco lo es. Pero sí lo es, que esos garbanzos tuvieran nombre popular y que eso sirva para darle el bautismo a una variedad de garbanzo astorgano.
Que científicos (o pseudocientíficos) se pongan, si se les paga bien, a trabajar para caracterizar ‘algo' que no existe, no es extraño. De hecho sucede constantemente y en ocasiones sirve para dar visos de legalidad a algo que no la tiene. ¡Lo dice la Universidad, palabra de dios!
Que los palmeros políticos y ‘analfabetos científicos' se pongan al lado por si cae algo (normalmente dinero), tampoco es de extrañar. Lo asombroso es querer engañar a todo el mundo, con que aquí se puede producir una variedad de garbanzos que sea propia de la zona de Astorga o de la misma provincia de León, ya puestos, y además querer tipificarla.
La mayoría de los garbanzos de los lineales de los supermercados (sino todos) proceden de Méjico, Canadá, Estados Unidos o Argentina, por poner algunos nombres. Si no, acérquense mañana al súper. Y la mayoría (si no todos) de los que se consumen en los restaurantes son cultivados al otro lado del charco. Y lo son porque entre otras cosas aquí no se cultiva tanto como se demandada y porque nuestras fincas no presentan la uniformidad que permita que todos los garbanzos sean similares en tamaño y dureza, y así cuezan todos por igual, no unos sí y otros no.
En Astorga, podrán seguir vendiendo lo que les plazca. Que somos la ciudad del chocolate sin fabricarlo, que vendemos cecina sin tener una sola vaca o que de siempre ha habido una variedad de garbanzo llamada pico pardal. Eso sí, de momento ya se va trincando dinero público (20.000 euros de la ‘dipu' en el suma y sigue) para ir preparando comilonas a costa del cocido.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres