martes, 7 de abril de 2020 10:29 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Mentiras y engaños

El cáncer socialista

Un cáncer es un simple crecimiento desmesurado de células tumorales en un buen número de órganos que acaba destruyendo al organismo. Es indudable que siempre han existido células tumorales moviéndose, y proliferando, a su antojo por el rojo torrente socialista. Ocupando incluso, algunas de ellas, puestos de relevancia durante años y años o pasando de un carguito a otro, como quien cambia de muda por las mañanas o trincando de lo público y argumentando que se hacía por la paz social o por la 'gente'.

Archivado en: Nicolas Pérez Hidalgo, PSOE, cáncer socialista

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Nicolás Pérez Hidalgo
28/10/2016 - 02:20

Las células tumorales aparecen por simples mutaciones en los genes que gobiernan su ciclo vital (lo que vienen a ser los ideales) o en el control de los mismos (manejo del poder y el dinero). Es entonces cuando entran en juego los macrófagos (llámense barones o gente con poder) a escena, para destruir a esas células díscolas que no obedecen las indicaciones de las de al lado y deciden ir por libre. En ocasiones eso ha sido suficiente para que el organismo continuara vivito y coleando, bien porque extirparan al corrupto, bien porque enmascaraban la corrupción.
Para que una célula normal pase a ser tumoral, han de ser expuestas con más o menos intensidad a agentes cancerígenos, como pueden ser las hordas de manifestantes del 15-M exigiendo cambios en nuestra corrupta clase política o la exposición (intensa y prolongada) a radicaciones “ultravioletas (o morado-anaranjadas)”.
Eso fue suficiente para que las células rojas decidieran ser democráticas y consultar a las bases (véase también columna titulada ‘El trampantojo socialista’, del 24-10-2014) y empezará la división celular incontrolada que desembocó en tumor.
Las células tumorales en plena metástasis alcanzaron a tejidos próximos y rápido se expandió por todo el organismo. Descontrolada la situación, apareció entonces el ejército de macrófagos (en Ferraz y en los medios) para ocuparse de algunas de esas células cancerosas y tratar de justificar lo injustificable por el bien de su supervivencia. Pero esta vez no han sido tan efectivos como en otras y el partido está en fase terminal.
Pero ya se sabe… no hay paciente que oliendo la muerte, no decida aplazarla para otro momento. Así que el domingo pasado unos cuantos “iluminados” decidieron que había que someterse a una dolorosa y vomitiva quimioterapia, para aplazar la defunción unos cuantos meses más. ¡Larga vida al difunto!

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres