sábado, 17 de abril de 2021 09:56 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Mentiras y engaños

Intocables

Los tiempos cambian que es una barbaridad. También para el profesorado, aunque algunos se resisten a admitirlo y muchos incluso se niegan a trabajar para adaptarse a los cambios sociales y legislativos. En pleno siglo XXI se va agotando la excusa de la Libertad de Cátedra para hacer y deshacer a voluntad y han de ir pensando en rendir cuentas.

Archivado en: Nicolas Pérez Hidalgo, educación, reválida, profesores, ESO, Libertad de Cátedra, Bachiller

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Nicolás Pérez Hidalgo
11/11/2016 - 01:10

Cuando formas a la gente, ésta acaba teniendo capacidad para ver, leer y escuchar, e incluso algunos (no muchos) suelen comprender lo que ven, oyen o leen. Esto es lo que sucede cada día en nuestra educación (ESO, Bachillerato y FP). Simplemente que algunos padres ya van entiendo de educación y formación.
No puedo imaginarme a mis padres, casi analfabetos, ir a reclamar sobre lo mucho o poco que aprendía su hijo, o sobre si el método docente era o no era el adecuado. Como mucho irían a alguna reunión para vigilar la conducta del vástago o a ver si suspendía más de la cuenta.
Junto a conceptos como adaptaciones, contenidos mínimos, alumnos con necesidades especiales, niños con déficit de atención, con hiperactividad o superdotados, han florecido numerosas terminologías en inglés para aparentar estar a la última en esto de ser ‘docente'. Y cómo no, todo ‘maridado' con las dichosas TIC's (tecnologías de la información) y ‘trufado' con proyectos de investigación e innovación.
Pero lo cierto, es que sigue sin haber en algunos centros docentes adaptaciones para los alumnos menos avispados, como sigue existiendo el maldito corporativismo para taparse unos a otros cuando los padres exigen conocer como se evalúa a sus hijos o simplemente ser atendidos por tutores, profesores e inspectores.
Así que ya pueden ir pensando en que la trasparencia docente no va a ser solo colgar en la web el calendario escolar. Los padres tiene derecho a saber si el profesor de su hijo ha aprobado alguna vez algún examen en alguna oposición, que algunos se jubilan sin haberlo hecho, y también tiene que poder conocer cómo de bien o mal hace su trabajo el funcionario docente.
En éstas, no tengo muy claro si algunos profesores se oponen a las reválidas por el ‘daño' que haría al alumnado o simplemente porque también es una forma de evaluarlos y quieren seguir estando apoltronados en su cómoda libertad de cátedra.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres