sábado, 26 de septiembre de 2020 20:20 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

Chuladas juveniles en 'La Canasta'

Te acicalabas para impresionar a las chicas que los domingos luciendo el palmito paseando por Ordoño II y La Condesa. Y así, domingo tras domingo y fiestas de guardar, pasaron los años y te convertiste en mozo con pelo en pecho y poco dinero en los bolsillos. Empezaban a sonar las canciones extranjerizantes que te inducían a algo más íntimo si tenías compañía femenina.

Archivado en: Maximino Cañón, 'La Canasta', juventud, bailes agarraos, 'francesas'

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
05/5/2017 - 04:40

La cosa se desarrollaba de la siguiente manera: primero, estaba la opción cine, que los domingos no era fácil de conseguir entrada en pareja. La otra opción era la del baile en toda regla con orquesta. Esta última elección era la aceptada por las parejas consolidadas ya que, en muchos casos, era la única ocasión para poder tener en los brazos a la teórica, o deseada chica, sin llamar la atención o sin que te la llamaran.
Entre tanto, y de la mano de las modas extranjeras aquí importadas por los cursos de verano que eran conocidos como los de las ‘Francesas', se introdujeron nuevos aires amatorios frente a la rigidez en materia ‘acercatoria' que se daba por estos pagos.
Seguías por ahí, ya lo hemos dicho en el enunciado, ‘haciéndote el chulo'. Dicho en Román Paladino, las extranjeras vivían más liberadas que las nuestras aunque en materia de belleza las nativas estaban por delante. En una de éstas, y cuando un grupo de amigos, había logrado convencer a unas chicas para ir a bailar a uno de estos lugares de nueva moda (‘La Canasta', para más señas) que, rompiendo con lo tradicional, proporcionaban intimidad a media luz, a poder ser roja. La propina era la que era y pocos podían presumir de capacidad económica. El coste de la estancia solía ser de 30 pesetas la pareja, con derecho a consumición y baile al ritmo canciones de Salvatore Adamo y Matt Monro. Como lo de impresionar a las acompañantes féminas formaba parte de la tarde festiva, al acabar la velada y salir del establecimiento, uno de los chico le entregó a Santos, dueño de ‘La Canasta' y gran amigo, 50 pesetas diciéndole que se quedara con la vuelta, con el fin de impresionar a la compañía. La cuestión se saldaba cuando una vez encaminadas las chicas a sus casas, volvíamos a ‘La Canasta' a reclamar la vuelta de las 50 pesetas sobre las 30 que en realidad costaba.
En recuerdo de Albino, Alejandro, Santiago, y a Santos por lo que nos aguantó.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres