viernes, 14 de agosto de 2020 03:43 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

Pasando el mes que viene

Eso era lo que decíamos cuanto, entrando en el mes de septiembre, se nos empezaban a borrar los recuerdos veraniegos y tratábamos de conformarnos apuntando a las Navidades que, como decía uno que yo conocía y que nos impregnaba de optimismo, tranquilos que pasando el mes que viene ya es noviembre y, total, a vista de un mes están las Navidades encima. Así que nada de deprimirse. Y de esta forma nos conformábamos, por lo menos mientras nos contaba su visión del transcurso del tiempo.

Archivado en: Maximino Cañón, veraneo, otoño

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
22/9/2017 - 03:30

Y es que cuando uno es pequeño o joven, el tiempo tardaba mucho en pasar retrasándote la época de ser mayor hasta pasada la ‘mili' obligatoria. Lo cual te autorizaba a fumar delante de los padres, venir a casa más tarde y buscarte un porvenir para el ‘día de mañana' y poder formar una familia,... Y aquí paz y después gloria.
Lo cierto es que finalizando el verano la cosa cambiaba sustancialmente. Ya no jugabas hasta las tantas, bajo la tutela de los mayores, mientras estos hacían su particular ‘filandón' juntándose con otros vecinos en los bancos de las plazas a comentar los hechos que, por aquel entonces acontecían (de política nada o casi nada, por lo que pudiera pasar), a la vez de tomar el fresco en las noches de calor. La cara preocupante se te ponía al encararte con las temidas fechas del comienzo de curso; eso si no tenías asignaturas pendientes, que tratabas de minimizar con la compra de los libros y el consiguiente forrado, como si con ello se te garantizara el aprobado futuro.
Mientras tanto los padres internamente pensaban en lo que cada año tenían que pagar para que los hijos estudiaran (quienes los hacían) para que el día de mañana fueran unos hombres de provecho, superando las vicisitudes por las que la mayoría de los padres pasaban. A poder ser se aprovechaban los libros de los hermanos mayores, si los había, porque, a pesar de lo que decía la letra de una zarzuela, en aquellos tiempos las cosas no cambiaban con la celeridad de hoy día. Quién no se acuerda de la magnifica ‘enciclopedia' que en un solo libro compendiaba diferentes materias con las cuales, quien se las sabia, podía abrirse camino como hombre culto. En fin, para qué vamos a darle más vueltas a la cosa. El verano se acaba y ahora empieza el otoño, seguido del invierno y así sucesivamente. Y que sigamos todos juntos y en unión, bajo la Constitución. ¿A que sí?

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres