sábado, 15 de agosto de 2020 15:40 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Mentiras y engaños

Robos perfectos

Mientras los tontos miramos al dedo que apunta a Cataluña (o a Bélgica) o a cualquier otra cosa, parece ser que nuestros gobiernos van haciendo y deshaciendo historias que precisamente no benefician a la gente. De algunas nos enteramos a bombo y platillo y de otras poco o nada. Así, nos van avisando que vamos a pagar la luz más cara de la historia, básicamente porque dicen que no llueve, en el país de Europa que más horas de sol tenemos. Deberíamos hacérnoslo mirar.

Nicolás Pérez Hidalgo
10/11/2017 - 03:30

Al tiempo el Banco de España da por perdidos más de 40.000 millones de euros (piensen en cuanto es eso en pesetas), el 80% del dinero público que tuvimos que apoquinar para que las cajas y los bancos no fueran a pique. Bancos (o Cajas que da igual) que tramaron durante años el mayor timo de la historia conchabados con los políticos de uno y otro color. El sistema era perfecto. El banco no te daba dinero por la pasta que les metías en sus cajas y poco a poco te llevaba a que invirtieras ‘en ladrillo'. Los políticos recalificaban terrenitos para que las Cajas construyeran edificios y hasta pueblos enteros, que ellos llamaban urbanizaciones. Las Cajas ponían el dinero para promocionar las construcciones y después a vender los pisitos y chalets (si podían, claro). Cuando la burbuja explotó nuestros políticos llegaron al rescate del banquero y aquí paz y después gloria. Salvo casos muy contados nadie pasó por la cárcel y menos aún han devuelto la pasta.
Poco a poco, van saliendo del trullo aquellos que entraron por trincar dinero público cuando eran los mandamases de las empresas públicas y semipúblicas o directamente presidentes de las instituciones, que nos lo sisaban y lo repartían a amigos y familiares.
Al tiempo en Pamplona han condenado a dos años y seis meses a un tipo que causó lesiones a un dependiente de un supermercado cuando intentó (y no lo consiguió) robar cuatro cajas de langostinos valoradas en la gran suma de treinta euros.
Qué razón tenía Carlos Lesmes cuando decía que la Ley de Enjuiciamiento Criminal está pensada "para el robagallinas" y no para el gran defraudador (ni el corrupto ni el político). Pero no veo que él ni nadie, esté trabajando mucho para cambiarla.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres