sábado, 25 de enero de 2020 00:43 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Mentiras y engaños

El oso

Hace unos días estrenaban el documental ‘El Oso Pardo: tras las huellas de lo salvaje', que cuenta cómo logra sobrevivir (con desigual fortuna según la zona del mundo) uno de los grandes depredadores que todavía tenemos la suerte de tener entre nosotros. Y nuevamente los autores (biólogos y profesionales del mundo audiovisual) han apostado por financiar su realización mediante aportaciones particulares en un micro mecenazgo.

Nicolás Pérez Hidalgo
02/3/2018 - 03:30

Tiene mérito, poder pedir dinero para hacer documentales de naturaleza y conseguirlo. Gracias a esa independencia, se puede escribir el guión que uno quiera, elegir a un buen grupo de científicos, o de furtivos reconvertidos en guardas, gente que convivía con ellos o que simplemente los admiran, y otros que conviven con ellos y sus negocios o que ven como sus hoteles se llenan por vivir en una zona con poblaciones oseras estables o en aumento.
No hace tanto que el oso, como el urogallo, el lince o el lobo; era una especie a la que se perseguía en nuestros territorios, y por eso fueron quedando arrinconados en las zonas más salvajes. Afortunadamente, algunos locos empeñados durante años en salvarlo, han visto como el turismo (veremos si ordenado y civilizado) ha venido a echarles un capote y además parecen poder empezar a compatibilizar la ganadería y la apicultura en tierra de osos. Peor suerte, va a correr el urogallo, camino de desaparecer de nuestras montañas y veremos cuánto aguanta la presión del analfabetismo ecológico nuestro gran cazador, el lobo.
Las gentes que han vivido con osos los han tenido permanentemente en el imaginario, asomándose a canciones e historias, aunque como acertadamente recuerda uno de los testimonios del documental, "la gente de los pueblos sólo se ocupó de sobrevivir y nunca se preocupó de conservar" y es por eso que como comentaba el americano John Sawhill nos toca ser "una sociedad que se defina no sólo por lo que crea, sino por lo que se niega a destruir".
Aquellos que no pudieran ver el documental tendrán que esperar un año para disfrutarlo, pero pueden ver ‘El Secreto del Bosque: Memorias del Urogallo Cantábrico". Y esperamos que aún les hayan quedado ganas de contarnos otra historia en los próximos meses. ¿Por qué no la del lobo y sobre cómo se resiste a que lo exterminemos?

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres