miércoles, 11 de diciembre de 2019 01:20 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
cañón contra cañón

¿Era más atractivo viajar antes en tren...?

Archivado en: Luis Cañón, Maximino Cañón, Cañón contra Cañón, Feve, Talgo, Renfe, AVE

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

20/4/2018 - 01:10

Maximino Cañón

SI. A mí los trenes siempre me han apasionado. Del que mejores recuerdos guardo es del malogrado Ferrocarril de La Robla, cuando muy pocos tenían otro modo de locomoción para trasladarse a la capital, y viceversa. No puedo tampoco dejar de mencionar lo que para muchos de mi generación y, anteriores, supuso este tren en el disfrute veraniego. Era nuestro Benidorm particular. Cuando el sol apretaba se fletaban varios trenes llenos de pasajeros de la ciudad a la busca de agua y sombra, y que, según comenta Vicente Miguel García, ex factor de FEVE, en la revista Camparredonda, los domingos "en pleno apogeo" se llegaban a vender hasta 3.500 billetes. Quién no recuerda aquellos destinos, hoy llenos de historia, que nos parecían las mejores playas, donde, en familia, en pandilla o, con la novia, los mas afortunados, dábamos cuentas de los alimentos elaborados por nuestras madres. Aquel ferrocarril, al tener menos velocidad, tenía más tiempo para las conversaciones y para deleitarse con las rifas que como premio tenían un paquete de caramelos, al mismo tiempo de rifar coplas sobres las canciones que oíamos en la radio. Aquellos trenes tenían la particularidad de convertirse en trenes acordeón pues si bien a la ida los domingos salían varios trenes, a la vuelta lo hacían todos en el último. ¿A ver quién era el valiente revisor que, pasando de coche a coche por los estribos exteriores, se atrevía a pedir billetes? En definitiva, aunque eran trenes con menos tecnología, tenían mucha más alma interior. Ahora el viaje es mucho más rápido y cada uno va a lo suyo con sus cascos, su tablet e incluso su ordenador...

Luis Cañón

NO. Coincido con Maxi en que el tren es el mejor medio de transporte, y desde luego el más romántico. Cada viaje que emprendo a Salamanca, desde que me monto en el coche hasta la llegada a la emisora en la Calle Bermejeros añoro un ferrocarril que me lleve por la Ruta de la Plata. Yo no he vivido los domingos en la ribera, con bocatas y porrón de vino, pero algún sábado de agosto sí que fui a Gijón en el tren y los recuerdos son magníficos.
Cuando vivía en Granada, procuraba coger el famoso Talgo (el mismo de Cuéntame), y eso que tardaba dos horas más... Tal es mi afición al tren que el primer viaje del pequeño Dimas, fue en tren. Pónganse en situación. Estación de León, sábado, ocho de la mañana, pasajeros felices, acomodados en el compartimento, algunos incluso haciendo ovillos con las cazadoras a modo de almohada, recostando la cabeza contra el cristal y soñando ya con el bocata perfectamente envuelto en albal que abrirán según despierten... Y ahí entramos nosotros, con la criatura en brazos y él como es habitual, haciéndose notar, jodiendo sin más, aquel contexto del vagón en el que como decía mi querido profesor y amigo José Enrique Martínez "había tanta tranquilidad, que cansaba".
El AVE ha supuesto un impulso para la ciudad, un gran atractivo para el granero de turistas que esperan ansiosos una disculpa para venir a la capital de la gastronomía.
Sin embargo, no podemos olvidarnos de la FEVE y su tren, que tanto dio a nuestra querida montaña y a nuestra ‘Perla'. La comarca agoniza y ese tren para muchos fue el tren de la vida.

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres