lunes, 16 de septiembre de 2019 19:16 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

¿Qué película echan hoy?

Quién nos iba a decir cuando el cine era "el espectáculo mas barato" como se podía leer en un triciclo que la empresa ELDE utilizaba para sus cometidos que, con el tiempo y por una sucesión de inflaciones monetarias, las entradas llegaran a costar lo que hoy día vale una butaca en un día normal o fin de semana, que traducidas a pesetas de las de entonces serán unas mil doscientas pesetas.

Archivado en: Maximino Cañón, cine, 'gicho', Capitán Trueno, Roberto Alcázar y Pedrín, Alan Ladd

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
11/5/2018 - 02:20

El cine, sin competencia de televisión, vídeos, CD, etc., era lo más anhelado y lo más cercano a la magia. Qué otra cosa nos podía trasladar, bien en blanco y negro o en la nueva técnica de ‘Technicolor', sobre una pantalla blanca a parajes, épocas y aventuras que solamente nos las habíamos imaginado en los cuentos de papel con "Roberto Alcázar y Pedrín", o los Hadas para el género femenino, junto al inefable Capitán Trueno, que también nos hicieron felices despertando el interés por la lectura con ilustraciones y textos de aquella manera.
El cine no tenía rival; veíamos a los personajes, les escuchábamos y, hasta les avisábamos cuando una mano aviesa armada con un puñal trataba de clavárselo por la espalda a nuestro protagonista, conocido en estos pagos por el ‘gicho', palabra sin definición conocida. Recuerdo una sesión empezada de una película del oeste cuando al sentarse un señor a mi lado que había entrado tarde lo primero que me dijo fue: oye chaval, ¿quién es el ‘gicho'? A lo que yo, raudo y veloz, le contesté, sin dejar de mirar a la pantalla, el ‘gicho' es el de pelo rubio (se trataba de nuestro ídolo Alan Ladd).
Es que el cine tenía ese componente solidario donde se compartía lo que en la pantalla se plasmaba aunque, la mayoría de las veces, la proyección se viera interrumpida por los cortes de rigor que a base de silbidos e improperios aguantaba estoicamente el acomodador como destinatario de las quejas de quienes llenábamos el familiar ‘gallinero'.
Me he ido metiendo en materia al recordar como en estos días, con gran acierto, se celebra la llamada ‘Fiesta Del Cine'en los cuales por un módico precio, sin llegar a los tres euros, tienes acceso a ver películas durante tres días, demostrando que el cine en pantalla sigue gustando. Pero en cualquier caso ir al cine sigue siendo "Una gran fiesta".
P:D. Mi felicitación a esos héroes que, a pesar de la despoblación, siguen manteniendo el CINE como expresión de fiesta y vida.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres