lunes, 14 de octubre de 2019 04:25 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

El vellón y la oveja

Con el paso de los años resulta muy agradable encontrarte con quienes compartiste buenos y entretenidos ratos que, por el cambio de vida, dejaste en suspenso durante el periodo central de nuestra vida. Ahora, en la edad del júbilo, nos gusta confrontar vivencias para darles un repaso con más sosiego, con algo de fantasía, y sin tanto pudor.

Archivado en: Maximino Cañón, la oveja, el vellón, fiestas veraniegas

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
21/9/2018 - 01:10

Me encuentro con mi primo Felipe, el cual asentó su vida en las Rías Bajas y, al lado de un café,  me comenta cosas que yo, quizás por tener menos edad, desconocía. Con tal motivo, aprovechamos la ocasión para intercambiar recuerdos y que a él, desde la distancia, le gusta tener vigentes. El  caso es que, metidos de lleno en conversación, salieron a relucir aquellos años en los que yo, siendo un niño,veía las cosas desde la barrera sin entender mucho lo que entre mozos y mozas acontecía.
El acompañar a una chica comportaba, ante la opinión pública, fijar una relación ‘seria’ que, en el caso de romperse, casi suponía el tener que emigrar porque, sobre todo las mujeres, difícilmente podrían volver a echarse novio con jóvenes del pueblo o de localidades colindantes.
Las fiestas patronales eran esperadas como el dulce para un goloso, implorando para que no lloviera, por ser una de las pocas ocasiones que justificaba el poder tener entre los brazos a la chica en cuestión sin que los padres dijeran nada. Y si la cosa se había fraguado en el baile y la velada había transcurrido con la misma pareja, al día siguiente era la comidilla entre los vecinos.
En estas estábamos cuando se encontraron dos vecinas del pueblo y, comentando lo bien que había estado la fiesta sin que lloviera y con una orquesta que daba gusto escuchar, una le dijo a la otra: “Ayer vi muy acaramelada a tu hija con Felipe el de Alfredo”. A lo que, sin pensarlo dos veces, la madre de la joven aludida, sabedora de que su capital era mayor que el del citado pretendiente, contestó:  “Ése no viene por la oveja sino por el ‘vellón’ (1)”. Y es que donde esté una madre que se quiten los psicólogos, aunque tengan algún  master.
(1)Vellón: moneda antigua de plata y cobre, o cobre solo, que se usaba en la  antigüedad o en la edad media.
PD: Mi apoyo racional al ferrocarril de La Robla y estación de Matallana, hoy FEVE, en cuya defensa salieron los leoneses en manifestación en la tarde-noche del miércoles 19.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres