miércoles, 1 de febrero de 2023 10:26 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
cañón contra cañón

Los colegios de antes... ¿eran mejor que los de ahora?

Maximino Cañón y Luis Cañón vuelve a su sección quincenal de 'Cañón contra Cañón' debatiendo sobre un tema de actualidad como es la educación en general y la 'vuelta al cole' en particular, con dos visiones distintas propias de la edad y experiencia de cada uno en este tema.

Maximino Cañón & Luis Cañón
21/9/2018 - 03:30

SI

MAXIMINO CAÑÓN

Que conste que no sé por donde voy a salir. Con el final del verano llega el comienzo del curso escolar. Esto tiene su parte buena y la no tan buena. Antes, los últimos días de vacaciones, soñábamos con el comienzo del curso. Te hacía ilusión la compra de los libros y el tiempo que te pasabas forrándolos para alargar la duración de los mismos, y, si tenías algún hermano, aprovecharlos. Los padres temían esas fechas por al desembolso que suponía. Las cosas no cambiaban de la manera de hoy. Nuestro ordenador era la pizarra y el pizarrín (aunque suene a broma), de piedra o de mantequilla. Y muy mal no debió de ir la cosa ya que, la mayoría de aquella generación, fue la que puso en orbita el mundo informático, así como la mayoría de los adelantos, de los que hoy, sin parar a pensar de donde salieron, disfrutamos o nos atontamos, pero eso es otra cuestión. El ir a la escuela era considerado por la mayoría como un castigo, a veces justificado por algunos profesores, de la época con pocos miramientos. Pero también es verdad que con el tiempo hemos reconocido en muchos de ellos el esfuerzo que hacían con nosotros para dejar de ser, en muchos casos, unos asilvestrados, para convertirnos en "hombres de provecho".
P.D. / creo que ya lo comenté hace tiempo pero viene como añillo a dedo repetirlo. Iban dos niños a la escuela cuando vieron a un cerdo al que estaban sacrificando emitiendo sendos gruñidos al sentir muerte tan cerca, cuando uno de los niños dijo: ¡Jolin!, y llora este, si tuviera que ir a la escuela como nosotros. Ahí queda eso.

NO

LUIS CAÑÓN

Yo a diferencia de ti no quería ir de ninguna de las maneras, y mucho menos después de un verano vivido intensamente.
Soy de los que piensa que por suerte los ‘coles' en general han cambiado para bien. Y digo en general porque no todo es perfecto, y tú y yo sabemos que algunos han visto en la educación un ‘nicho de negocio', plagado de extraescolares y chorradas varias, la mayoría de ellas innecesarias.
Los tiempos cambian y ya no hay pizzarras, ni pizarrines, pero tampoco hay profesores ‘cabrones' que arreglaban todo a capones y tortazos, y que tanto daño hicieron. Ahora hay grandes facultades de Educación, como es el caso de la Universidad de León, con la profesora Cantón al frente o mi querido y joven vicerrector Roberto Baelo, formadores de maestros que trabajaran para que los futuros profesores enseñen de una manera más eficiente, divertida y profesional.
Los niños van al colegio a aprender y esa regla básica a muchos padres se nos olvida, como también se nos olvida que les debemos enseñar en casa.
Acompañar al pequeño Dimas a su parada del autobús y poder ver con ilusión esas caras de alegría cuando el autobús de la ruta se acerca, y al verle reunirse con sus compañeros y su profesora la señorita Beatriz, me otorgan ante todo una tranquilidad y una felicidad impagable y me hacen creer que ahora las cosas se están haciendo de otra manera y que aquel mundo de órdenes y reglas absurdas está olvidado. Algo así como aquel entrenador de fútbol al que le increparon porque no pegaba voces ni agarraba a sus jugadores por la pechera mientras les arengaba y que respondió con un sencillo: "El látigo para el circo".

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres