lunes, 3 de agosto de 2020 14:10 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
cañón contra cañón

Aquellos bares de cafés y partidas...

Maximino Cañón y Luis Cañón debaten esta semana los partidas de cartas en los bares; algo que era típico hace unas décadas y que se está perdiendo y cada vez son menos los bares que se dedican a estos menesteres

Maximino Cañón & Luis Cañón
18/1/2019 - 20:20

Aquellos bares y cafés de partidas...

MAXIMINO CAÑÓN

Compatible con lo que vemos en la actualidad son perfectamente válidos, además de ejemplarizantes, los interminables recuerdos. Además, tiene un ventaja cual la de que, a toro pasado, les puedes modificar a tu gusto. Quién iba a imaginar que con el tiempo se prohibiría fumar en los locales públicos, con clara incidencia en los bares, cafés y demás lugares de esparcimiento. La partida era sagrada. Mucha gente salía con el escarbadientes en la boca, acabando con los residuos de la comida, para no llegar tarde al café y no tener partida. Reconozco que el tabaco todo lo que tiene de malo lo tenía, en aquellos tiempos, de ambientador pues, al entrar en el local citado, te parecía encontrarte en el cielo por las nubes que inundaban el café rodeando las mesas de las partidas.
Las partidas se repartían entre los que preferían las cartas y los que practicaban el dominó. No puedo olvidar aquellas mesas de mármol que hacían las veces de marcador simultáneo para apuntar según se iban sucediendo los juegos. Aquellos tiempos dejaron paso a los de hoy día en los que predominan las nuevas tecnologías y las mesas altas, poco aptas para los que tenemos una cierta edad. Ahora en los bares y cafés, exceptuando los de los alrededores, sólo se ve a la gente mirando, en los muchos televisores la sucesión de partidos que día tras día se emiten, casi sin descanso. En eso sí ha cambiado la cosa, para mejor, pensando en los aficionados.
En fin, ya no se escucha -o muy poco- aquello de "el pito doble", mientras se chocaba la ficha sobre la mesa,o arrastro, arrastro, y todas mías...

Partidas

LUIS CAÑÓN

Sin duda querido Maxi, los bares han cambiado mucho, como todo en la vida, y para el recuerdo queda aquello del farias entre los dientes mientras el paisano cortaba la baraja.
Partimos de la base de que a mí me gustan mucho los bares y cafeterías, pero no me gustan nada las cartas. Apenas he jugado en mi vida a ese arte tan popular que en algunas sociedades recreativas y deportivas toma tal protagonismo, que ha llegado a adquirir la categoría de disciplina, hasta el punto de que una parte del presupuesto va destinado a Heraclio Fournier.
Las cartas ya no están de moda, son precisamente esos bares con sabor y olor de los que tú hablas los que irremediablemente van cerrando poco a poco. Casi nadie juega ya con la abuela a la brisca, ni en Nochebuena se llama a los vecinos para echar una perejila.
Los bares tienen que hacer caja y las cartas chocan frontalmente con el beneficio, ya saben que hay muchos artistas que un con café y una jarra de agua fría y del grifo, pueden estirar la jornada y dar mucho juego, desde la partidina de primera hora de la tarde hasta el último partido. Un auténtico RadioEstadio.
Para el cine y el recuerdo queda el humo que se veía en las pelis en las que bebían y fumaban de verdad, y que parecía la niebla que estos días invade nuestras carreteras. Pero mi duda es: ¿los bares de los que me hablas eran como el café de Rick en Casablanca? ¿Ibais vestidos en los bailes del Forecu con smoking, y fumando Chester corto o echábais un chinchón con las chicas, con café y coñac Terry?

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres