viernes, 25 de septiembre de 2020 23:10 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
de vez en cuando

Nubarrones, sol y claros

En tres semanas, de nuevo hablarán las urnas. El Partido Popular sabe que el horno no está para bollos. Ni siquiera para pastas de la abuela por mucho 'centrismo' que ahora se quiera vender.

Julio Cayón
03/5/2019 - 01:10

El desplome de la pared maestra del edificio -el decepcionante resultado de las elecciones generales- ha complicado las cosas. Las cosas y las expectativas de quienes, hace un tiempo, preveían -gracias a los apoyos mediáticos tradicionales- un paseo militar hacia el Ayuntamiento. Un desfile como los que, hace años, se celebraban con boato especial y pleno escaparate en el paseo de Papalaguinda. Pero los tiempos cambiaron. Y de qué manera.
Los aplausos en vanguardia -siempre las manos por delante- y las sonrisas tan repetidas como impostadas por aquello de mostrar el falso buenismo, ya no son abracadabrantes. No cuelan. Carecen de magia. La triquiñuela del 'prestidigitador' tuvo su recorrido durante un tiempo, cierto, pero la gente, pronto, le cogió el truco. Y se jodió la procesión. ¿Qué de quién se habla? Pues del de siempre.
En contrapunto conviene resaltar que los socialistas están fuertes. Muy sólidos. En todos los órdenes y lugares. Por eso va a ser muy difícil que pierdan pie o que, por exceso de euforia, sufran un resbalón. Tendrían que ser muy torpes o muy tontos para tirar por la borda el dulce manjar que les han puesto en bandeja de plata. Con tal de no cometer errores durante estos días, les sobrará cancha para encestar desde los 6,75 metros.
Otro de los ángulos importantes de estos comicios lo firma Ciudadanos y su indiscutible aceptación popular. La marca, al margen de los candidatos, va a tirar del carro. Es lo que busca la aspirante a la alcaldía, Gemma Villarroel, quien es consciente del encefalograma municipal de su partido en los últimos cuatro años. Por esa verada, si la invocaran, no están como para tirar cohetes. Y a Vox que nadie lo vea como un adversario menor. Pablo Casado y su 'nuevo' centrismo lo ha insuflado, el pasado martes, pólvora de la buena. El viernes anterior eran buenos. Ahora, malísimos. Qué desnorte tan acusado.
La papeleta se le va a plantear a Mañueco, el presidente del PP en Castilla y León. Los frutos del intrigante Juan Vicente Herrera ya no se pueden exponer al público. Los que no están pochos están rancios, y los que ni una ni otra cosa, se encuentran perdidos en la desesperanza. En cualquiera de los supuestos, no son vendibles ni a precio de saldo. Y hay quien dice que ni regalados. Se verá.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres