sábado, 16 de enero de 2021 07:42 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
De vez en cuando

Los feos pasos de la política

La política, en general, tiene cosas que no se entienden. O cuesta mucho. Y, la verdad sea dicha, es que quienes se dedican a ella -también en términos generales- ayudan muy poco a que la gente la respete y la valore. Y quede claro, naturalmente, que es igual Juana que su hermana. La paleta de colores es amplísima. Y, al final, los intereses personales y a veces inconfesables, se anteponen al encargo para el que han sido colocados en las instituciones.

Archivado en: Julio Cayón, Ayuntamiento de Villaquilambre, sueldos, IPC, noble arte del politiqueo

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Julio Cayón
05/7/2019 - 03:30

No se discute que quienes se dediquen al 'noble arte' del politiqueo deban percibir una compensación económica que alivie el tiempo gastado en ejercer el cargo. Es algo natural y consustancial al ‘empleo'. Otra cosa muy distinta es que, desde el primer minuto -que ahora llaman cero- se les vea la crin -el plumero lo dejan a un lado- mucho antes que los entornados y escudriñadores ojos. Eso ya no es de recibo.
A raíz del asunto de los dineros, Villaquilambre es un polvorín. La mecha quedó encendida en el momento en que se escenificó el cuatripartito de marras, que, al amparo de presuntos y voceados intereses públicos, arrumbó al aspirante socialista, justo vencedor de las elecciones municipales. Pero como en el amor y en la guerra -y en la política- todo vale, la nueva corporación quedó constituida con la mayor ‘naturalidad'.
Ahora bien, lo que chirría y molesta es la falta de tacto, de sensibilidad. De señorío. De no poner en práctica aquello de que la mujer del César no solo tiene que serlo, sino parecerlo. Y en esa materia, tan primaria como básica, han demostrado que están ayunos en el Ayuntamiento zardino. En el primer pleno ordinario del mandato se suben los sueldos. Y llega el escándalo. Y los dimes y diretes. Y, mientras no se demuestre lo contrario, hasta los falsos testimonios.
Además, y por si fuera poco, no se han andado con menudencias solidarias. El IPC les importa un pito. Eso que se les aplique a los funcionarios y demás personal -cualificado o no- del Consistorio. Y, en un gesto de benevolencia bromista, acaso a los pensionistas del poblado municipio. Una risa. Y un desdén de muy complicada calificación y encaje.
Así, nunca harán patria. Jamás se les tendrá en consideración más allá de lo que marcan las buenas costumbres y la propia educación urbana. Y hasta ahí, señor agente. Podían haber esperado a últimos de año para llevar a cabo la zanganada y, al menos, vestirla sin estos harapos innecesarios. El crédito que tenían está en entredicho. Y cuatro años es poco tiempo para tan largo camino.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres