martes, 19 de noviembre de 2019 06:39 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Der vez en cuando

A votar a unos y a botar a otros

Dos días para las elecciones. Hoy y mañana. El domingo tendrá lugar la gran fiesta (o la gran juerga) de la democracia, como los ilusos y los políticos flotantes etiquetan a eso de las urnas. Y, claro, dado que el resultado final de los comicios (por cierto, qué palabra más fea) lo decanta, o suele hacerlo, el voto infiel -ese que unas veces se escora a la izquierda, otras a la derecha y en ocasiones no sabe ni contesta- el asunto siempre tiene su punto puñetero de morbo y de sorpresa.

Archivado en: Julio Cayón, Adolfo Suárez, votar, botar, AVE

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Julio Cayón
08/11/2019 - 01:10

Y así como las encuestas -que se presumen serias, aunque con matices y alguna que otra barbaridad consentida- van al grano para dar con la inclinación del voto de cada cual, lo cierto es que, en líneas generales, las personas se mueven por impulsos. O por simpatías. Incluso -y es una anécdota- por el físico de los líderes. Recuérdese al difunto Adolfo Suárez que las ‘enamoraba' con su sonrisa. Y es que la gente, por aquel entonces, estaba más bien huérfana de lo que significaban los partidos políticos en la nueva sociedad española -andábamos a uvas- y Suárez, siempre impecable y correcto, supo cómo sacar rendimiento a su imagen de guaperas maduro.
Ahora bien, lo censurable de las elecciones -entre otras cosas- es que (casi) nadie se lee los programas de los partidos que concurren. Al menos de los más importantes. Ese ejercicio lector se toma por pérdida de tiempo y como algo de escaso interés. O por mejor decirlo, la mayoría de los votantes desconocen los contenidos y, por consiguiente, las ofertas de cada formación. Esto es así.
Y otra más de las cuestiones que deberían repensarse los electores, es el grado de cumplimiento de los partidos cuando llegan al gobierno de la nación, autonomías o ayuntamientos La mayoría de las veces la pifian. No se ajustan a lo garantizado por escrito y pasan de puntillas sobre asuntos que, decían, irrenunciables. Y ahí es donde, asimismo, debería entrar la penalización ciudadana en el momento de acercarse a la urna.
Como también deberían sancionarse las medias verdades. Este mismo periódico, con motivo de su número 700, recogía, la pasada semana, que la Alta Velocidad, la auténtica, la que debía cubrir el tramo entre Valladolid y León, ha tardado cuatro años en ser una realidad en cuanto a la duración del trayecto. Y ello a pesar de que en septiembre de 2015 -con la asistencia del presidente Rajoy- se inauguró en la capital leonesa el deseado avance logístico. Pues han tenido que pasar cuatro años para que el AVE fuera AVE y no tren rápido. Así ha sido.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

TU COMENTARIO

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres