domingo, 15 de diciembre de 2019 19:34 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

Jaime Lobo, yo por fuera, para empujar

Los que hemos trascurrido gran parte de nuestra vida en León podemos presumir de conocer a casi todo el plantel político, desde la etapa democrática hasta hoy, y a muchos desde antes. Dicho esto, no voy a abundar en su carrera profesional ni política, así como en los cargos desempeñados, que fueron muchos, porque de eso ya se han encargado otros medios.

Maximino Cañón
29/11/2019 - 03:30

A lo que me quiero referir, y así recordarle con afecto, es a la etapa en que, fuera de la política activa, nos veíamos casi a diario en el desaparecido Café Cantábrico donde, con José María al frente, pasábamos grandes ratos hablando de música, de política y de todo lo que a nuestro alrededor sucedía.
Al enterarme del fallecimiento de Jaime Lobo, y al pasar por el reconvertido Cantábrico en una gran churrería y chocolatería franquiciada, me vinieron a la cabeza muchos de aquellos ratos, que al final de la barra del Cantábrico o en las últimas mesas sentados, cambiábamos impresiones sobre todo lo que, ¡como no!, de política acontecía, entre José Mari (dueño del Cantábrico), Jaime Lobo y, completando algunas veces la tertulia Jesús Quintano y un servidor.
Ya se sabe que los toros desde la barrera se ven y analizan mucho mejor. Jaime tenía un gran sentido del humor y tanto él como yo, el mucho más, al haber tenido mayor experiencia política, aunque en distintas siglas, comentábamos lo difícil que era, a través de nuestros cargos orgánicos, completar las listas, mayormente en la provincia. Mucha gente era reacia a figurar en las listas, sobre todo si no se optaba a un puesto en la Diputación. Compartíamos experiencias comentando cómo se llevaba a cabo la captación de gente para rellenar las candidaturas, contando al mismo tiempo cómo, al reunirse con los posibles candidatos entre los afiliados y simpatizantes de la zona, se daba frecuentemente la siguiente paradoja, que Jaime la contaba con cierta sorna. Lógicamente, se buscaba primero al cabeza de lista y, cuando creías tenerle, te decía: "No hombre, no, yo no; es mejor fulano que tiene mucho tirón entre la gente. Yo es mejor que no figure y que esté por fuera, para empujar. Y si la cosa sale bien podéis contar conmigo para algún cargo. Desde que el amigo José María y su Cantábrico desaparecieron creo que no había vuelto a coincidir con Jaime. Ahora, cuando lo único que se puede hacer es recordarte, me despido deseándote que descanses en paz, allí donde quiera que te encuentres.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres